viernes, 20 de julio de 2007

Perpendicular



y si creías que era complicado
no existirá razón que nos explique
y menos a quien tiene como oficio
perderse en este rapto de ventanas

el óxido devora las bisagras
de una puerta al final del largo hastío
que fragua los menguantes del verano

un beso de aserrín
de tan reseco
es el residuo de todas las mentiras

y esta boca callada
espesa
tapiada con la baba de un idiota
queriendo maldecir
sin decir nada

y este cansancio triste
va preservando el rastro de aquel huésped
que se quedó a dormir lo necesario

lo que intentaba decir fue la ceguera
y es tanto y tanto el gris que nos aparta
que ya no queda más que andar a tientas

no quiero defenderme
supongo que estar limpio es estar sucio
según como nos cuente el almanaque
y no soy más culpable que yo mismo
después de haber bajado la escalera