martes, 29 de enero de 2008

Confessioni Di Un Malandrino - Angelo Branduardi
















Mi piace spettinato camminare
col capo sulle spalle come un lume
così mi diverto a rischiarare
il vostro autunno senza piume.

Mi piace che mi grandini sul viso
la fitta sassaiola dell'ingiuria,
mi agguanto solo per sentirmi vivo
al guscio della mia capigliatura.

Ed in mente mi torna quello stagno
che le canne e il muschio hanno sommerso
ed i miei che non sanno di avere
un figlio che compone versi

ma mi vogliono bene come ai campi,
alla pelle ed alla pioggia di stagione
raro sarà che chi mi offende scampi
dalle punte del forcone.

Poveri genitori contadini
certo siete invecchiati, ancor temete
il signore del cielo e gli acquitrini
genitori che mai non capirete

che oggi il vostro figliuolo è diventato
il primo fra i poeti del paese
ed ora in scarpe verniciate
e col cilindro in testa egli cammina.

Ma sopravive in lui la frenesia
di un vecchio mariuolo di campagna
e ad ogni insegna di macelleria
alla vacca s'inchina sua compagna.

E quando incontra un vetturino
gli torna in mente il suo concio natale
e vorrebbe la coda del ronzino
regger come strascico nuziale.

Voglio bene alla patria benchè
afflitta di tronchi rugginosi
m'è caro il grugno sporco dei suini
e i rospi all'ombra sospirosi

son malato d'infanzia e di ricordi
e di freschi crepuscoli d'aprile.
Sembra quasi che l'acero si curvi
per riscaldarsi e poi dormire.

Dal nido di quell'albero le uova
per rubare salivo fino in cima
ma sarà la sua chioma sempre nuova
e dura la sua scorza come prima.

E tu mio caro amico vecchio cane
fioco e cieco ti ha reso la vecchiaia
e giri a coda bassa nel cortile
ignaro delle porte dei granai.

Mi son cari i miei furti di monello
quando rubavo in casa un pò di pane
e si mangiava come due fratelli
una briciola, all'uomo ed una al cane

io non sono cambiato,
il cuore ed i pensieri son gli stessi
sul tappeto magnifico dei versi
voglio dirvi qualcosa che vi tocchi.

Buonanotte, la falce della luna
si cheta mentre l'aria si fa bruna
dalla finestra mia voglio gridare
contro il disco della luna.

La notte è così tersa
qui forse anche morire non fa male
che importa se il mio spirito è perverso
e dal mio dorso penzola un fanale.

O pegaso decrepito e bonario
il tuo galoppo è ora senza scopo
giunsi come un maestro solitario
e non canto e non celebro che i topi.

Dalla mia testa come uva matura
gocciola il folle vino delle chiome
voglio essere una gialla velatura
gonfia verso un paese senza nome.

CONFESIONES DE UN MALANDRÍN

Me gusta caminar con los cabellos
cayendo, despeinados, por mis hombros
así me divierto, corriendo el riesgo
de vuestro otoño sin arroyos.

Me gusta recibir en pleno rostro
la súbita punzada de la injuria.
Para sentirme vivo la soporto
bajo la protección de mi armadura.

Y me vuelve a la mente aquel paisaje
que las cañas y el musgo han sumergido
y el amor de los míos que no saben
que han tenido un poeta en vez de un hijo,

que me quieren lo mismo que a los aires,
a la lluvia, y a todo cuanto tocan.
Raro será que quien me ofenda escape
a la punta de su horca.

Pobrecitos mis padres aldeanos,
tan ancianos y siempre temerosos
del señor de los cielos procelosos,
pueblerinos que nunca comprendieron

que su hijo querido y solitario
es el primer poeta de estos pagos
y con zapatos como una patina
y sombrero de copa se pasea.

Mas sobrevive en él la cortesía
del típico golfillo campesino
que ante el cartel de una carnicería
le hace una reverencia al solomillo

y cuando encuentra algún cochero
su pobre cuna le vuelve a la memoria
y quisiera, la cola del jamelgo,
llevarla como el velo de una novia.

A la Patria la amo
aunque enferma de troncos oxidados,
adoro los hocicos de los puercos
y los suspiros de los sapos,

estoy enfermo de infancia y de recuerdos
y de blancos crepúsculos de invierno:
el acero se curva con el fuego
para sentir calor y sueño.

A la cumbre del árbol yo trepaba
para robar los huevos de los nidos,
Quién sabe si las copas siguen altas,
quién sabe si los troncos se han podrido.

Y tu, querido perro, pobre amigo,
viejo y ciego, vencido por los años,
das vueltas y más vueltas sin sentido
por la complicidad de los establos.

Y me encanta mi pinta de golfante
cuando en casa robaba unos mendrugos
y los comía con cualquier tunante
o quizás con un perro vagabundo

Yo jamás he cambiado,
pienso y siento lo mismo de lo mismo,
se me escapan los versos de las manos
en busca de otro sueño como el mío.

Buenas noches, los ojos del silencio,
me acechan desde el filo de la bruma.
Tras mi ventana crecen los deseos
de gritar contra la luna.

La noche es tan hermosa
que pienso que morir no dolería.
Qué importa si mi espíritu es perverso
si mi pecado me hace compañía

Pegaso cansado y visionario
tu galope carece ya de cura.
Vine como un maestro solitario
y ya no canto más que miniaturas.

De mi cabeza de uvas ya maduras
va goteando el vino en cabellera,
quiero ser una vela de fortuna
rumbo a un país sin nombre ni bandera.

Ahogado En Tierra















cuando las casas tienen olor a madrugada
y los amigos mueren
así nomás
muriéndose
y un viernes se suicida
con un balazo negro entre los ojos
cuando la carcajada me sirve como excusa
ante el degüello atroz de las pasiones
y se me cierra el alma
con una cremallera de palabras
diría que estoy triste
tan triste como siempre

no vas a comprender
o sí
pero qué importa
lo triste no se ampara con razones
apenas lloro un poco hasta que sigo
odiándome al saltear otra casilla

lo triste es devorar el horizonte
y aún sentir el hambre en los rincones
lo triste es este día atardeciendo
que veo derretirse irremediable
y el h ilo de agua limpia que se vierte
sin posibilidad y sin regreso
en una insobornable alcantarilla

esta impotencia ausente de palabras

este campo de más
para mi solo

y sin saber decirte lo que siento

El Gusano Erudito - V

20.

¿Quién va allí?
Grosero, hambriento, místico, desnudo... ¡quién es aquél?
¿No es extraño que yo saque mis fuerzas de la carne del buey?
Pero ¿qué es el hombre en realidad?
¿Qué soy yo?
¿Qué eres tú?

Cuanto yo señale como mío,
debes tú señalarlo como tuyo,
porque si no pierdes el tiempo escuchando mis palabras.
Cuando el tiempo pasa vacío y la tierra no es más que cieno y podredumbre,
no me puedo parar a llorar.
Los gemidos y las plegarias adobadas son polvo para los inválidos;
y la conformidad para los parientes lejanos.
Yo no me someto.
Dentro y fuera de mi casa me pongo el sombrero como me da la gana.

¿Por qué he de rezar?
¿Por qué he de inclinarme y suplicar?

Después de escudriñar en los estratos,
después de consultar a los sabios,
de analizar y precisar
y de calcular atentamente,
he visto que lo mejor de mi ser está agarrado de mis huesos.

Soy fuerte y sano.
Por mi fluyen sin cesar todas las cosas del universo.
Todo se ha escrito para mi.
y yo tengo que descifrar el significado oculto de las escrituras.

Soy inmortal.
Sé que la órbita que escribo no puede medirse con el compás de un carpintero,
y que no desapareceré como el círculo de fuego que traza un niño en la noche con un carbón encendido.
Soy sagrado.
Y no torturo mi espíritu ni para defenderme ni para que me comprendan.
Las leyes elementales no piden perdón.
(Y, después de todo, no soy mas orgulloso que los cimientos desde los cuales se levanta mi casa.)

Así como soy existo. ¡Miradme!
Esto es bastante.
Si nadie me ve, no me importa,
y si todos me ven, no me importa tampoco.
Un mundo me ve,
el mas grande de todos los mundos: Yo.
Si llego a mi destino ahora mismo,
lo aceptaré con alegría,
y si no llego hasta que transcurran diez millones de siglos, esperaré...
esperaré alegremente también.
Mi pie está empotrado y enraizado sobre granito
y me río de lo que tu llamas disolución
porque conozco la amplitud del tiempo.


(Extraído de "Canto A Mi Mismo" de Walt Whitman - Trad. León Felipe)

Cuestión De Tiempo




















te diré lo que pienso

yo te conozco bien
tan bien como a mi mismo
y el agua que reclama
tu sed
habla más claro
que todas las palabras

sucede que has estado distraído
viendo y considerando
ofertas que no quieres
y te han cambiado el alma
sin que te dieras cuenta

de lo contrario debes explicarme
por qué teniendo todo
te sientes tan vacío

sucede que has dejado al mercader
vender su mercancía
y no tuviste fuerzas suficientes
para echarlo a patadas de tu casa

sucede que antes de venderte nada
hicieron que olvidaras tus preguntas
y replantearon todo el universo

sucede que para vender sus porquerías
debieron denigrarte el corazón
y fabricarte un alma miserable

yo te conozco bien
y duele verte
buscando algo de luz en la basura
pensando por qué diablos te dejaron
afuera de la fiesta

mas creo realmente que nada se ha perdido
porque el lugar del beso y el abrazo
solo se ha postergado por un tiempo

el tiempo que te lleve darte cuenta
que el mercader también es un objeto
que fue comprado antes
y es parte de una absurda maquinaria

el tiempo que demande convencerte
que deberás buscar en lo que sientes
y no en lo que te venden

el tiempo que requiera hacerte a un lado
dejar de alimentar el engranaje
y darle rienda suelta a tu albedrío

el tiempo que te lleve
sentir que ya no hay nada que temer
por ser quien eres

Acerca De Nosotros






















y comprender el delicado vínculo del agua
es un oficio lento
menguar y amanecer con las raíces
porfiando entre las ráfagas oscuras

te he dicho alguna vez que no hay culpables
que el corazón elige desgajarse
antes que lo lastimen unos besos

te he dicho que no habría de nombrarte
cuando sea el momento
de pronunciar aquello que nos duele

así que este dolor no te involucra
así que tanta ausencia no te aleja
soy yo
soy solo yo que no regreso
de la aridez de un alma en el desierto

Improvisación En Mi Menor



















porque después de todo
nadie podrá indicarme en qué sentido
y lo esencial se asume caminando

así que ese filósofo profundo
inmóvil y callado en el estante
ya no tendrá siquiera mi rechazo
y dios seguirá muerto en la azotea
y cambiaré el discurso del político
por la sonrisa limpia de algún niño

en tanto iré impregnándome de sal
para entender qué rumbo lleva el viento

ocurrirá de pronto
cuando le pegue un tiro a lo sensato
y baje hasta la playa
a comenzar de nuevo

casi como una ola
subiendo desde abajo

y mi ascensión ha de ser tiempo y circunstancia
que romperá en la orilla
para volver al mar que me ha engendrado

Al Margen Del Margen - III











Tiempo Como Aire - 2






















juegas con el tiempo
como si todo fuera eterno
y sabes desde siempre que te engañas

aplazas y postergas los ritos primordiales
los lapsos que deciden el gesto que trasciende
dejas en cada vida algo pendiente
y en el destiempo los árboles se secan

un gesto de ternura a veces puede
apresurar el alba
cuando se gesta el dulce movimiento
sobre la piel marchita de la noche

y no se trata de dar nombres a los días
ni un número a los años
la circunstancia es sutil
imperceptible
el segundo se gana mientras lo vas perdiendo
y nunca hay vuelta atrás
y es una gota oscura que cae sobre el polvo
para desintegrarse
con un ruido de humo

nunca hablé de relojes
no creo en ese invento miserable
digo que no hay más tiempo entre tus manos
que el beso que has de dar si es que lo sientes
digo que es tarde ya
y que ya es hora
de mojarte la piel con todo el aire
que te es dado respirar
en este instante

sábado, 26 de enero de 2008

Prohibido Volar











como al mirar un mapa
la tierra fragmentada
llena de cicatrices
fronteras
divisorias
líneas separatistas

nomenclatura absurda
ornada con banderas

diseños de un payaso con mal gusto

y a pesar del esfuerzo
yo solo veo un mar
y nunca cinco océanos

...

como al mirar un campo
el cerco
el alambrado
las rejas
el NO PASE
la propiedad privada
esa ilusión imbécil
de ser dueños de algo
para perder de vista
al menos por un rato
la caja y los gusanos
que esperan por nosotros

pues todo es explicable
después que se lo encierra
y todo tiene un nombre
y mide tanto o cuanto
después el punto y coma
después punto y aparte
y luego enumerarlo
aislarlo
encasillarlo
como si solo fuera
basura o mercancía

será que son tan útiles las cárceles
o el hombre se hizo adicto a los barrotes

será que nos asusta el horizonte
o acaso no pudimos
subir un poco más que el egoísmo

...

como al surcar el cielo
y comprender sus alas
el pájaro se asume en pleno vuelo
y sin que su conciencia se lo advierta
se bebe
sorbo a sorbo
su pedacito azul de eternidad

Bandera













a veces
lo presiento
aunque no sepa bien cómo ni cuándo

entonces
por si acaso
activo las membranas del instinto

sucede que no soy un matemático
los números me asustan
y nunca entenderé
esa bendita ley
de las probabilidades

hoy es hoy con el peso de lo que fueron antes
aquellos que hice míos

no voy a pretender que tus raíces se sacien en mi río
si el agua que te ofrezco no es la que esperabas

por eso
se me ocurre
dejar el cauce limpio y despejado
por si algún día piensas en la orilla
en donde te esperé cuando era nadie

es lo que puedo darte
apenas un refugio en donde descansar de tus fatigas
apenas un remanso
para empezar de nuevo
y la mano extendida de quien tanto te quiere
para que en tus naufragios
ya no te sientas sola

entonces
cuando por el desierto
allá
desde muy lejos
distingas la bandera
esa bandera azul que tu me regalaste
sabrás
por tu sonrisa
que estás muy cerca de llegar a casa

viernes, 25 de enero de 2008

El Descorazonado

















tu sabes
como yo
los dientes amarillos de la luna

y sabes de antemano
que no hay festividades que nos sacien

tal vez por eso mismo discurro con tu sombra

porque en el desamparo
no existen asideros
no hay límite posible
no hay clemencia

quiero cerrar los ojos lentamente
sintiéndote abrazada a mis rincones

es una forma más de andar a tientas
es otra piel posible
la regla innumerable
del descorazonado

jueves, 24 de enero de 2008

Marenostrum
















en tu memoria el mar acumuló las noches
las noches miserables de los puertos
cuando todo el otoño declinó en sus bodegas
el ocre y el añil de la tristeza

el viejo mar de abril sacude en la muralla
su lenta barba fría
su acorde innumerable en la rompiente
la fragua del lenguaje de la espuma

siempre quisiste ser todo lo que no fuiste
y si tanto he llorado
será que mis naufragios
tripulaban los barcos donde tu navegabas

es probable que ahora
cuando hay musgo en las piedras
alcancemos a vernos

es probable la piel
bajo la costra dura
de mil años de sal
que talló la mentira

gris memoria enredada del navío que arrastra
su encallada silueta
en la arena del alma

dime pues
cuándo es tiempo
de volver a arriesgarlo
levar anclas
izar
los jirones al viento
y entender que navegas
con porfiada certeza

dime pues
cuándo es tiempo
de volver a las aguas
y engendrarte en el seno
de ese mar que te llama
que se obstina en tus ojos
a pesar de los miedos

y si digo las gotas que vertí con el alma
fue en la misma marea donde tu lo olvidaste

domingo, 20 de enero de 2008

sábado, 19 de enero de 2008

Vértigo












esa velocidad fluyendo por las venas
como si un temporal
pulsara en nuestra sangre
y todos los comandos
al rojo
al rojo vivo
y la pupila inmóvil
que niega pero adapta

sus flancos al agudo periscopio
continuamente alerta
vibrando en un acorde intransferible

la vida es el asombro
la náusea y la cornisa
la exacta cantidad de pólvora y escombro
un surtidor de lunas
un vínculo flagrante
de hilos balanceando la cordura

y el animal armado con espinas
se adiestra niebla adentro
se educa mientras corre
por un túnel que apesta y glorifica
por un cuarto de espejos que disuenan

esa velocidad rayana en lo imposible
cuando todo presagio resulta inverosímil
es la bandera del sobreviviente
la sucesión feroz de los naufragios
la implicancia
el contacto
los vínculos a tientas
involucrarse pues
con lo que poco a poco se degrada

y echarse a correr cuando te falta el aire
porque no queda tiempo para tanto
porque no alcanza el hombre para todo
porque es preciso armarse de imprudencia
armarse con el resto que te queda
sabiendo que es perpetuo este menguante
gastar la última gota de saliva
morder cada segundo con el alma
correr
correr así
furiosamente
antes que el corazón te diga basta

jueves, 17 de enero de 2008

Sistema











poco me importa el amor que te alimenta
es una parte más del decorado
apenas cumples roles que empobrecen
trasciendes engendrando insatisfechos

cada quien ha inventado un dios a su medida
y cree tartamudeando

cada quien adapta el mundo a sus errores
y luego culpa a otro

he ahí el beneficio del demócrata

lo que me asusta es contemplarte tan torcido
que mires hacia el caos con cara de entenderlo
que quieras ser gentil para vendernos
la parte repugnante de este fraude

no suelo preocuparme por tu vida
no leo tus poemas tan floridos
me aburres
eres nada
tampoco me detengo en tus palabras
es como ruido sucio en mis orejas
un puto insulto a mi inteligencia

yo prescindo de ti

por qué me buscas

yo prescindo de ti
no me haces falta

pero tu estupidez
ha hecho de este mundo un pozo ciego
y los que estamos vivos aprendimos
la forma de nadar entre la mierda

me cago en tu apariencia de hombre serio
con dos hijos obesos
y una mujer esclava
me cago en tus mentiras insufribles
no voy a hacerme cargo de tu droga

lo que me jode es ver que el mundo está en tus manos
y todo a tu favor para matarnos
y ni siquiera tienes una cara
la cara de payaso que imagino
para escupirte de una todo el asco

Fábrica














el chasquido de unos dedos
el traje
la corbata
los ojos del reptil escurridizo
señores que compraron el instinto
el dedo inquisidor
la voz impersonal
el alma neutra

creo que apenas miran si aún funcionas

en esta calle sucia el agua se ha estancado
se pudre
se hace cáscara
y en la vieja acería funden huesos sin nombre
huesos que pudieron usufructuar el sol
y que
por un momento
o por la gran mentira
se conformaron con seguir viviendo
en el metro cuadrado de su angustia

la fábrica amortigua la indecencia
la fábrica legaliza el exterminio
la represión
el miedo
la tristeza
la fábrica y su séquito de muertos
agravia el corazón y mata el alma

muy a lo lejos veo el humo del agobio
subiendo en espiral
las chimeneas
soplando hollín del mundo y desperdicio

no se trata de piedad
a fin de cuentas
cada quien asume el curso de sus pasos

solo siento la tristeza del crepúsculo
en los ojos consumidos de mi hermano
la tristeza de sentir cómo asesinan
al ser de luz que anida en tus entrañas

martes, 15 de enero de 2008

El Gusano Erudito - IV












AULLIDO


II

¿Qué esfinge de cemento y aluminio abrió sus cráneos y devoró sus cerebros y su imaginación? ¡Moloch! ¡Soledad! ¡Inmundicia! ¡Ceniceros y dólares inalcanzables! ¡Niños gritando bajo las escaleras! ¡Muchachos sollozando en ejércitos! ¡Ancianos llorando en los parques! ¡Moloch! ¡Moloch! ¡Pesadilla de Moloch! ¡Moloch el sin amor! ¡Moloch mental! ¡Moloch el pesado juez de los hombres! ¡Moloch la prisión incomprensible! ¡Moloch la desalmada cárcel de tibias cruzadas y congreso de tristezas! ¡Moloch cuyos edificios son juicio! ¡Moloch la vasta piedra de la guerra! ¡Moloch los pasmados gobiernos! ¡Moloch cuya mente es maquinaria pura! ¡Moloch cuya sangre es un torrente de dinero! ¡Moloch cuyos dedos son diez ejércitos! ¡Moloch cuyo pecho es un dínamo caníbal! ¡Moloch cuya oreja es una tumba humeante! ¡Moloch cuyos ojos son mil ventanas ciegas! ¡Moloch cuyos rascacielos se yerguen en las largas calles como inacabables Jehovás! ¡Moloch cuyas fábricas sueñan y croan en la niebla! ¡Moloch cuyas chimeneas y antenas coronan las ciudades! ¡Moloch cuyo amor es aceite y piedra sin fin! ¡Moloch cuya alma es electricidad y bancos! ¡Moloch cuya pobreza es el espectro del genio! ¡Moloch cuyo destino es una nube de hidrógeno asexuado! ¡Moloch cuyo nombre es la mente! ¡Moloch en quien me asiento solitario! ¡Moloch en quien sueño ángeles! ¡Demente en Moloch! ¡Chupa vergas en Moloch! ¡Sin amor ni hombre en Moloch! ¡Moloch quien entró tempranamente en mi alma! ¡Moloch en quien soy una conciencia sin un cuerpo! ¡Moloch quien me ahuyentó de mi éxtasis natural! ¡Moloch a quien yo abandono! ¡Despierten en Moloch! ¡Luz chorreando del cielo! ¡Moloch! ¡Moloch! ¡Departamentos robots! ¡Suburbios invisibles! ¡Tesorerías esqueléticas! ¡Capitales ciegas! ¡Industrias demoníacas! ¡Naciones espectrales! ¡Invencibles manicomios! ¡Vergas de granito! ¡Bombas monstruosas! ¡Rompieron sus espaldas levantando a Moloch hasta el cielo! ¡Pavimentos, árboles, radios, toneladas! ¡Levantando la ciudad al cielo que existe y está alrededor nuestro! ¡Visiones! ¡Presagios! ¡Alucinaciones! ¡Milagros! ¡Éxtasis! ¡Arrastrados por el río americano! ¡Sueños! ¡Adoraciones! ¡Iluminaciones! ¡Religiones! ¡Todo el cargamento de mierda sensible! ¡Progresos! ¡Sobre el río! ¡Giros y crucifixiones! ¡Arrastrados por la corriente! ¡Epifanías! ¡Desesperaciones! ¡Diez años de gritos animales y suicidios! ¡Mentes! ¡Nuevos amores! ¡Generación demente! ¡Abajo sobre las rocas del tiempo! ¡Auténtica risa santa en el río! ¡Ellos lo vieron todo! ¡Los ojos salvajes! ¡Los santos gritos! ¡Dijeron hasta luego! ¡Saltaron del techo! ¡Hacia la soledad! ¡Despidiéndose! ¡Llevando flores! ¡Hacia el río! ¡Por la calle!


Extraído del libro "Howl", de Allen Ginsberg

Desiste
















por qué pedirme que regrese
si ya cambié de piel
y estar tan lejos
no me resulta extraño

acaso sospechabas
que un día escribiría
como el poeta idiota
acaso pretendías verme limpio
mientras rendía culto a mi egoísmo
e iba abandonando mis deberes

acaso imaginabas
que me convertiría
en otro de los ciegos
para esta realidad que hiere por la espalda

o que haría de dios mi referencia
para lavar las culpas
y así sentirme bueno con los otros

al cabo no está mal espabilarse
hablamos un idioma diferente
y simplemente no nos entendemos

no volveré a tu casa
me asquean los perfumes de artificio
que ocultan por un rato tanta mierda

prefiero la pared descascarada
al cuadro de mal gusto y al intento
de equilibrar con pocos alfileres
la puta vanidad que te sostiene

sucede que hay un muro entre nosotros

sucede que ando en busca de las pruebas
que me desacrediten de canalla
y deberé sangrar hasta probarlo

no sé a santo de qué me estás buscando
es más
si lo pensaras
quizás abandonaras para siempre
tu afán impertinente
de ir tras este muerto

lunes, 14 de enero de 2008

Antecedente














desde este fin de mundo
discurre un aire frío
y languidece el cielo

hay una forma rota
mezclándose en la niebla
que no se manifiesta
que afila una palabra impronunciable

desde este fin de mundo
apenas otro huésped
andando el pasadizo

como una puta broma
que nadie va a explicarme

tengo las manos llenas
de cosas que he perdido
y miedo a las cenizas
y un alma que se vierte en el invierno

mañana
si amanece
si pasas por aquí
si acaso miras
dejé pintado un símbolo en los muros
un algo semejante a un garabato
la letra que omití por preservarme
o la señal del último habitante
que está pidiendo el eco de tu abrazo

es nada
bien lo se
pero qué importa
al menos sentirás una caricia
y no estarás tan sola como antes

Legado






















-a mi viejo-


y no tengo intención de ensuciarte los ojos
con mis tantos conflictos

solo quiero contarte el lugar donde sueño
la posible alegría

tuve un padre venido desde mi propia carne
que me dijo las reglas
que su padre le dijo

no estás solo

comparte
así sea el silencio

y también tus verdades

no hay deber más humano que el de ser transparente

cuando llegue el momento de quemar la basura
lo primero en arder ha de ser tu egoísmo

entendí
desde entonces
que ese vaso de vino
es más dulce en la sed de quien dijo su nombre
y me abrió su sonrisa

y entendí que la luz que mis ojos pretenden
es más luz
reflejada
en los ojos de aquellos que entendieron el rastro

domingo, 13 de enero de 2008

Qué













qué puedes reprocharme a mi

que vengo de una lluvia de alfileres
que suelo masticar
las cáscaras vacías del insomnio
que voy acuchillando la espalda de la noche
para que sangre aceite
y así calmar la sed de mis instintos

bien lo sé
no me conforma
la luz crepuscular ni la llovizna
no me alcanza abrazarme a las farolas
decir que no me importa que me quieras poco
o que me quieras mucho
no me importa

y qué esperabas de un descorazonado
esta tristeza hundida como un niño
arrodillado en un escalón del alma
esta plegaria sucia
este jueves nublado
esta palabra que no habré de pronunciar hasta mañana

qué puedes reprocharme a mi
que me olvidé de dios en otros pantalones
que dibujo gusanos en lugar de manzanas
que no encendí la mecha que estalla en mis entrañas

es que no puedes ver que llego hasta tu piel hecho pedazos

y que cuidé este poco de luz para enfrentar tus ojos
esta pobre sonrisa para secar tu llanto
y un algo de jazmín
para abrazarte el alma

Acerca Del Adiós

y si olvidaste el cielo
intenso de las noches del verano
y la tiara de estrellas
que resistió al asedio de tantas cosas idas
y muere en tu memoria
el lenguaje del mar que juntos comprendimos
será que tu perfume navega hacia otros puertos
será que me he perdido
en medio de las cosas que recuerdo
y que olvidé tu nombre
por preservar el alma del afecto
será que el nudo sigue sujeto a nuestra sangre
y que nos sobrevive
y que
de alguna forma
debimos aprender a separarnos
para entender que hay cosas indelebles
que quedarán después de la partida

sábado, 12 de enero de 2008

Ensuciarse






















"Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse"
-Gabriel Celaya-


al igual que un niño
involucrado en barro
jugando con la arcilla primordial
dándole forma

igual busco palabras
que muerdo con el alma
palabras verticales
clavadas en el hoy
desesperadas

no necesariamente
la claridad es luz
y el agua transparente

digo que a veces puede
germinar un retoño
entre los basurales

no entiendo la belleza sino desde lo opuesto
me aburren los poemas que no sangran
me hastía lo prolijo
descreo de palabras adecuadas

ya no hay lugar neutral en este mundo
o estás luchando contra lo inhumano
o eres mi enemigo

quiero encontrarte aquí
hermano navegante
en nuestras turbias aguas
en nuestro mismo barro
y rescatar
llorando
la flor que espera bajo la ceniza