lunes, 31 de enero de 2011

Sábado

afuera está el verano
o abajo
reptando en la vereda
jadeando
como un perro


y es noche a bocanadas
por la ventana breve

pensaba
qué haría mi deseo
sin el ventilador
entre el aire caliente y tu piel
y las maderas
preludio de un infierno bienvenido


afuera he visto a las adolescentes
camino a su suicidio de una noche

afuera caminé como otro bicho
cuidando mis espaldas

afuera la ciudad tenía tiempo
para contar historias repetidas

la noche era una trampa con cordeles
y yo un pájaro negro
dejándome llevar por el instinto

subí en el ascensor
llamé a la puerta
y me caí de bruces en tus labios

y me sentí de pronto en un oasis

y me quedé en tu piel
hasta mañana

jueves, 27 de enero de 2011

Asunto Pendiente

prospero

no en dirección del cielo que pueden suponer las alimañas

no en la línea perfecta
que trazan
los perfectos

prospero

y nadie
excepto tú
me sigue en inconexos espirales

y nadie
excepto tú
comprende una palabra del asunto

prospero cuando estoy entre tus brazos
cuando te doy un beso
o te hablo porquerías al oído

cuando la luna brilla
de más
entre los pinos

cuando nos habla el mar
intenso
del verano

prospero
desde lo más profundo de mis huesos
desde el rincón más viejo de mi alma

y nada es más hermoso en esta tierra
que compartir mi risa con la tuya

por eso
vida mía
tengo claro
que le debo un par de abrazos al fantasma

viernes, 21 de enero de 2011

¡Bu!

esa lámina inútil
clavada como un mástil en lo oscuro
sin nada que entregar
sin símbolos ni trapo
recién se ha percatado
que ya no tiene dientes
y que
de haber un cuello
no sabría que hacer
excepto odiarlo

esa delgada forma en la ventana
parece una mujer
pero es mentira
y tiene poca gracia
el artefacto


película de bajo presupuesto

patética secuela mal actuada
de una de vampiros

y muerde desde el odio invertebrado
y muerde
con encías lastimadas
un muñeco de plástico gomoso
que dice
en un costado
made in china

miércoles, 19 de enero de 2011

Como Pez En El Agua

el tiempo fue humedad
goteras
agua rota
fluyendo por la piel de un ser blindado
pulsando un instrumento ingobernable

la dirección del líquido hinchando las agallas
vibrando imperceptibles influencias
en la aleta caudal
en las escamas
con su corriente adversa
y con las favorables

todo estuvo dispuesto en esa gran esfera
y nada era producto del azar
ni las canciones
engendro de algún coro de sirenas
ni la hilera de dientes del escualo
ni la brisa del mar sobre la espuma
ni el barco marinero
y los naufragios

bastaba con saber cuál era el ritmo
para emprender aquel itinerario
bastaba no ser más que cuanto somos
y navegar despacio nuestro tiempo

faltaba ser más pez
menos imbécil
acomodar la forma a lo imprevisto
fluir sin el temor a la vorágine

y no luchar en contra de la ola

sobraba un par de párpados y el aire
que nos envenenaba sin remedio
sobraba un par de manos ambiciosas
porfiando por asir lo transitorio

faltaba ser más uno con el agua

voy navegando el tiempo que me queda
dispuesto a los designios de las olas
y ya no me seducen los anzuelos
y ya no existe red para atraparme

jueves, 13 de enero de 2011

Desplumando El Pavo

a veces demasiado
versito
desprolijo
y otras un silencio
de dios en el retrete

nada de novedad bajo la ropa
el mismo perro ensaya otro ladrido
la misma piel cambiando las escamas

a veces inflexiones ampulosas
desde el músculo endeble
desde la pantomima de un crustáceo

no estoy diciendo nada que te importe

aquí no se construyen ideales
aquí no es una fábrica de normas
aquí no hay líneas rectas de conducta

aquí
es sólo hoy
y luego de un instante ni mi sombra

apenas un gurí
que se divierte

miércoles, 12 de enero de 2011

Fagocitosis

cuando pisamos el acelerador
el mundo estaba hinchado como un sapo
y las calles con brea
y un sol irremediable
y no nos dimos cuenta que andábamos voraces
comiendo pan de vidrio
y que alguien nos roció con combustible
para que la fricción nos incendiara

ahora el corazón está más viejo
y se puso unos lentes y es más sabio
y es arduo discernir si me sonríe
o esconde entre los dientes su sarcasmo

así fue lo que fue
sin atenuantes
el lapso que chirriaron nuestros huesos
el día que espantó la telaraña
la noche que rompimos lo sensato

lo que tocó vivir y que vivimos
con el sudor pudriéndonos las sábanas

a uno y otro lado del tablero
jugando a decidir si era posible
que al menos no doliera la derrota

lunes, 10 de enero de 2011

Función Trasnoche

no se nos ocurrió la mala escuela
si bien el laberinto nos dispersó a su antojo
ni se nos advirtió
jamás
que la jauría
sería desbandada
en el mismo momento
que un jugador tramposo
quisiera confundirnos las barajas

eso de maltratar como a una puta
pintada con herrumbre y madrugada
eso de patear bolsas de basura
cuando el resto del mundo
dormía un sueño dócil y aburrido

yo seguiré creyendo
que esos hermanos fueron estos ojos

sólo premoniciones
de cuanto iba a traernos la marea

sólo intución de bichos explorando
una bodega llena de botellas
un suelo inconsistente entre el escombro
un corredor abierto al universo

y la inconciencia armando el escenario
en donde la inocencia
se acostumbraba a usar más alfileres
en donde un libro viejo y nunca escrito
dictaba un curso práctico de paria

saber que el lado sucio huele mal
aunque se vista bien
y oculte las resacas con perfume

saber que existe algo innegociable
y que si lo perdés
lo perdés todo

saber que sólo vos ponés el precio
cuando querés jugar entre la mierda
pero que lo valioso es como el agua
surgiendo de la tierra generosa

y que saciar la sed de un compañero
es la más digna ofrenda recibida

esa galaxia austera de una esquina
se nos quedó a vivir en el pellejo
nos rescató mil veces de la trampa

su índice feroz e intransigente
nos apuntó una a una las traiciones

y sin creer en nada la inventamos
y de la nada hicimos lo que somos
y siento la nostalgia entre los huesos
al recordar aquellos perros flacos

un rocanrol azul
la calle chica
un cine en la avenida desolada
trasnoches de famélicos errantes
camino a un mundo patas para arriba

la princesa de un cuento que es ajeno
escuálidos espectros despechados
corriendo sin resuello
guaruyalo
la sangre de esas sombras que eran mías
oscuras
como un sol
desobediente

un sábado sin dios
y sin programa

-a quién iba a importarle ese detalle
cruzando el vidrio del copacabana-

martes, 4 de enero de 2011

Liviano

difícil las maletas
y la cristalería
y los viejos armarios
vencidos por el peso
difícil el camino
con racimos de plomo
pendiendo de los poros

por eso estoy dispuesto a despojarme
a no ser propietario
a la delicia breve del agua transcurriendo

así tendré más tiempo para el sueño
así será infinito cada beso
así la eternidad de los abrazos

es fácil abstraerse de la oferta
viajar la plenitud de los momentos
cuando hemos descubierto algún tesoro
que no cotiza al precio del idiota

FM

no tengo la intención que me comprendas
sólo sigue tu ritmo
mira el agua
y olvídate el reloj bajo la almohada
y mídeme con líneas más flexibles
y encuéntrame en la flor que llevas dentro

perdí capacidad de juzgamiento
cuando aprendí esas cosas que pronuncio
y desandé las malas enseñanzas

ahora estoy de pie en el mismo borde
y me gusta mirarte mientras vuelas

por eso y poco más
que nos admitas
a todos los que soy desde hace tiempo
los prófugos
los márgenes
los mismos
que no queremos más que tu indulgencia

por eso y poco más
para habitarte
y para ser más cómplices que antes
y sin necesidad de permanencias

la reciprocidad impronunciable
que escriben en el aire un par de ciegos
en una sintonía trascendente