jueves, 15 de septiembre de 2011

Hilo

te reíste
tan así
como si estuviera loco
cuando te dije que vieras
tal o cual de tony gatlif
o que cuando regresaras
golpearas fuerte la puerta
si no te oía
si acaso
estuviera medio sordo
porque el finado james dio
me taladraba los tímpanos

no obstante la luna es esta
y los dos pudimos verla
y no importó tu camino
ni el mío
que no es el tema
sino ese lazo de plata
que nos une mar adentro

y ahí están las diferencias
que cargamos
como lastre
que por momentos impiden
y por otros atenazan
y que no son necesarias
a la hora de encontrarnos

sabida pues la verdad
reconocido el cadalso
donde el hombre se empantana
asumida la razón
de que ninguno la tiene
es más fácil caminar
y más difícil perderse
siguiendo el hilo delgado
de tenue luz
que nos ata

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Torrencial

si no puedes sentir
al morder esa fruta
el susurro del río
la canción de la lluvia
todo el sol
todo el viento
el sudor
los silencios
y el regalo de un pájaro
dudo mucho que puedas
entender lo que escribo

martes, 13 de septiembre de 2011

Checato

a ver si existe manera
de cambiar
de dar un vuelco

ya probé distintos lentes
y nada
que no me curo

se me dan vuelta los ojos
entiendo todo al revés
o lo que es peor
confundo
y cuando enuncian promesas
veo bandadas de cuervos
y si son hombres de bien
justo al pasar frente a mi
se ufanan de su miseria

y si me obligan a ver
la derrota y el fracaso
del que parece caído
veo a un tipo con el traje
medio ajado y polvoriento
que se sacude la tierra
y sigue
como si nada
sabiendo que en la otra calle
lo espera otra revolcada
y así sucesivamente

verás
me causa impresión
que al escuchar mis versiones
me supongas resentido

anda
muéstrame un atajo
para llegar a mirarlo
como lo miran tus ojos

que yo no veo el trabajo
en eso de andar firmando
papeles y más papeles
que hasta los frutos recientes
pese a su fresca apariencia
se pudren
como si un rayo
les ultrajara su tiempo
y la mujer más bonita
se suicidó sin dudarlo
bajo pátinas espesas
de colágenos y plástico

y no te oculto el pavor
de mirar hacia el espejo
porque es testigo y garante
que no me engañan los ojos
que cuanto veo es correcto

así que dame una mano
quiero mirar como tú
quiero ver de qué va el juego
entender las coordenadas
con las que
supuestamente

tan bien
te desenvuelves

al menos quiero saber
quién te ha vendido esos lentes

lunes, 12 de septiembre de 2011

En Fin...

y lo que ves entonces
son ojos intuídos
perfumes de un abrazo
caricias sobre nadie

este paisaje roto de casas que no sabes
con habitantes presos
y mudos
y distantes

las fotos de algún nuevo superhéroe
que no logra acentuar una palabra

mujeres que vencieron en la prueba
al fin
de revertir abdomen y relojes

borregos disfrazados de perversos
viejos adolescentes
corderos vueltos lobos

las vidas como en un escaparate

y la astucia del tero
-tú me entiendes-
llamando la atención lejos del nido

en parte
no es tan malo
tendremos más espacio en las pupilas
más sombra en el verano
las calles nos darán la bienvenida
y encontrarás hermanos inequívocos
en cada madrugada

habrá siempre la luz de la fogata
al centro de algún círculo de inmunes
que contarán historias imposibles
de quintas con peligros y naranjas
de calles inundadas por gurises
del sueño de un amor siempre imposible
de ciertas navidades entre todos
y besos de verdad sobre la cara

y acaso
alguna vez
alguien entienda
lo inmenso que es mirarnos a los ojos

en fin
no dije nada
cada uno hace de su culo un sonajero

jueves, 8 de septiembre de 2011

La Cara Oculta

es ésta luna plana
pegada al pizarrón descascarado
estúpida y redonda geometría
no sabe de menguar
no sabe maniobrar con la marea
perdió su privilegio universal
de hilar su plata tenue en los espacios
y sólo apunta a un sitio
y es otro trasto inútil colgando como baba
del labio corrompido del imbécil

no veas
mas sabe que es así como sucede
y ten la suficiente dignidad
de respetar lo claro del espejo

escribo como quien escupe sangre
porque a pesar de andar sobre el balastro
de recoger la mugre que dejaste
de saludar al pájaro y al río
tu cara me lastima diariamente

no quiero formar parte de tu estirpe
jamás seré un satélite girando
alrededor de todo ese egoísmo

perdiste el privilegio de entregarte
a cambio de estar solo para siempre
colgando de una noche que no acaba

martes, 6 de septiembre de 2011

Frecuentemuerte

yo te he visto a través

es inútil
te miro
con los ojos más viejos
no los ojos colgando
de un atrás en tus noches invertidas y ocres
hoy ya sé de la avispa
o la pluma del ángel
que cayó en la cloaca
y se vuelve infructuoso tu ademán recurrente
te he desvisto después
y este gusto a salitre
cada vez que remonto
desde mi paladar
tiempos sin relojero

hasta aquí fui la pólvora
fracasando
la magia
fraudulenta
el intento
malogrado y grosero
de un supuesto milagro
saldo de hechicería
a merced del fantasma que orillaba tu miedo

yo te he visto a través
y hoy el tiempo se ríe de aquel rato de ratas
y la apuesta cobarde
y el renglón mal escrito
y la mínima historia que no tiene argumentos
que acabó sin comienzo
y que apenas respira
que no dejo morir
para poder matarla
cada vez que recuerdo

lunes, 5 de septiembre de 2011

Cuento

ahora miro el paisaje
de tu historia caída

esa página injusta
del final
de tu libro
enseñándome el resto

hasta cuando callaste
me dejaste la idea
de que andabas soñando

impotencia

no es eso

tengo ganas de algo que ni puedo ni entiendo

sólo yo me comprendo

y la luz relativa que a partir de este día
va a alumbrar la vereda

era fácil
ya sabes

pero es tan poca cosa que no existe palabra

y este mundo jodido
que hace agua
que sufre
por los cuatro costados
no me duele ni un poco

otra cosa es dolor
otra cosa es salirse
de este cuento agobiado
de extraviarte el color
dulce gris de tus ojos

y manejo los hilos de mi pobre muñeco
como puedo
ya sabes
con lo mucho o lo poco
que dejaste en mis manos

no se trata del tiempo
eso ya no interesa
no se trata tampoco del dolor encorvado
del vacío restado a tu vieja silueta
de las voces dolidas de los putos fantasmas
que han venido a mentirte

tengo ganas de algo que no puedo ni entiendo

era fácil
ya sabes

sólo tú lo comprendes
sólo yo
como entonces
cuando en la tardecita
me contabas un cuento