miércoles, 17 de agosto de 2016

cuando escriba después 
y la tarde decline
y el viejo resplandor
y algún silencio
interrumpido apenas por un pájaro final
diga
lo que no puedo decir
habrá en el paladar el gusto exacto
y una sonrisa mansa
de cosas satisfechas
habrá el olvido    y unas escaleras
porfiadas
hacia abajo
contradiciendo tantos evangelios

lo que no puedo decir
precisamente
ha de decirlo el humo
apenas perceptible
el rescoldo inasible
premisas de una rémora de soles en naufragio
durando en el después de mis intentos