jueves, 13 de diciembre de 2018

controla la ecuación
mide los riesgos
encerrado en la cueva que gobiernas
contempla el abanico de posibles
eventos
que ocurrirán o no
para obtener la precisión que necesitas

afuera sopla el viento
la lluvia innumerable
parece desgarrar con surcos negros
la espalda de la noche
y un pájaro se esconde en la maleza

sonrío
me deleita
el descontrol de un día imprevisible
a eso de las tres de la mañana
cuando un ladrido lejos hiere al mundo

y en cierta forma roto
librado al toque gris de lo fortuito
avanza sombra a sombra el peregrino
sobre un campo minado

sonrío
por la estructura frágil y el invento
de quien sabe las reglas de antemano
por el pasillo estrecho
en donde es imposible que pase el elefante
y el cargamento absurdo
y el peso incongruente de las alas
y la altivez ridícula
esa carga de más que pinta sueños
vestidos con colores que se mueren

lunes, 10 de diciembre de 2018

después de abandonados los disfraces
la paz es una piel incorruptible
se deponen las armas para siempre
desperezas algo fresco en la garganta

suele entonces parecer que hasta las sombras
consideran un posible desapego

bebo un trago de sol  en pleno día
me involucro en lo ancestral de la serpiente
dejo atrás el lastre inútil de una piel que no es la mía
y me voy a compartir la buena nueva

jueves, 6 de diciembre de 2018

un trazo-garabato
y otro a continuación
y juego
a que garabateo
mientras adentro gritan
las voces que no sé
pero son mías

abrigo la esperanza
que alguna vez de tantas
el trazo se haga firme
y la palabra sea
más que palabra voz
de aquellos sinsentidos

y si nada de eso ocurre
al menos fui feliz mientras jugaba
en las hojas en blanco de mi vida

miércoles, 5 de diciembre de 2018

martes, 4 de diciembre de 2018


un fleco de dios
hasta que la verdad calla al silencio
pues cuando el hombre duerme
las cosas vuelven a su sitio
y la soberbia cae como una piedra
en el oscuro pozo de la noche

lunes, 3 de diciembre de 2018

estos barros de angustia
esta sucia resaca
que deponen los mares vacíos
ni aún en medio de hallarme en un día nublado
llegan a mis tobillos

no pienses un segundo
que lo triste me gana

escribo en los espejos
y al leer me contemplo

no se trata de más

yo no tengo la culpa de tener una antena
y de usarla
y mirar
lo que está sucediendo

es un cuento de horror
un relato con monstruos
y no soy personaje
ni el autor
ni el lector
sino apenas testigo

veo un mundo hecho mierda

sin embargo
mañana
vas a darme un abrazo
y eso sí que me importa

entreabre las alas

voy a morir ahogado
en el mar de tu alma

domingo, 2 de diciembre de 2018

resulta insoportable el olor a jazmines 
                                         que pronuncia tu aliento
más sabiendo que solo te alimentas de ratas

es un arte
lo admito
es un arte de magia que no logro explicarme

como sea
desprecio
tu perfume naciendo de entre hermosas palabras

el relato de siempre
que varía según la acepción que convenga

la promesa al garete
como pan que se cuelga de estructuras muy altas
para que no lo alcancen los escuálidos dedos

es inútil
no voto
ni por tu verborragia
ni por otros gusanos de tu mísera estirpe
ni por quienes ocultan los inmundos colmillos
que devoran sin culpa lo mejor de los hombres

si fuera lo sencillo que parece
cuántas abreviaturas
qué fácil transitar este camino
y qué velocidad
qué bueno ir descubriendo los atajos
sentir estas señales como propias
flechas indicadoras
entradas y pasillos
escaleras mecánicas al cielo
salidas de emergencia
y luces amarillas

la ruta está trazada de antemano

no tienes cómo equivocarte

entonces
por qué no eres feliz

elegir lo que muestran las vidrieras
ropas de maniquí
zapatos controlados a distancia
bisutería fina
para esconder la humana imperfección que nos deprime

la religión de los escaparates
dueños de la verdad irrefutable
ofertas de un posible paraíso
ahí justo al alcance de la mano
black friday para optar aquella vida
que crees que elegiste

pero no fuiste vos ni por asomo
mordiste el cebo gris de los mediocres
que están manipulando hasta tus sueños
y quieren contagiarte su miseria

no pases de la línea
silencio
no gires a la izquierda
cede el paso
no es tu turno
acaso ni te admitan
stop
beware of dog
estamos trabajando para vos
aguanta en esa cola
saca número
o mejor
vuelve mañana

no sos sino un billete que camina
un muñequito a cuerda
carente de emoción y de cerebro

y si esa fue tu opción
la que ellos te proponen
por qué no eres feliz

a ver si un día de estos
te aburres de las quejas
y puedes responder esa pregunta

por qué no eres feliz

pues no darás el paso necesario sin antes levantarte
después de haber caído
abajo
bien abajo
adentro
muy adentro
después de haberte roto las escamas
raspando la razón contra las dudas
después de hacer pedazos diez mil veces
el mapa irracional del laberinto
y cagar a pedradas los anuncios
que ciegan con sus ledes esplendentes

después de la pared del cementerio
que ocultan tras inútiles enseres
después de despojarte de tu miedo
y del cartel que indica que lo sientas
verás que solo quedan dos opciones

habrá un camino cierto ante tus ojos
o seguirás colgando de sus hilos

jueves, 29 de noviembre de 2018

Nuevo Mester De Juglaría - XII

SEBASTIÁN RIVERO
"Tiempo Animal"

Corre una mujer
detrás de un río de palabras.
Noches, tinta y papel,
sus manos brillan como lámparas.

Faroles de mantilla, miel y truenos,
valijas con alambre,
 apunta con sus ojos como anzuelos
muriéndose de hambre.

Parado en un endeble precipicio
persigue sinfonías,
el niño que le pide una moneda
a dios en una esquina.

Un superhéroe del barrio se lastimó
contra el techo de chapa de un cantegril.
Hombres de viejas galeras, en un camión,
van sembrando en el asfalto su jardín.

El duro mármol de las fachadas,
un árbol de hojas plateadas,
las lonjas del Sandupay.
Desnudos, en la tribuna del alba,
los amigos de siempre... ¡Carnaval!

Alucinante la mascarita
como una rata de alcantarilla,
tragando el humo de la censura,
va revolviendo de la basura,
la abreviatura va en la "zabeca"
los diarios al borde de la "yeca",
los dinosaurios, los monumentos,
las criaturas, fierro y cemento,
todo el berrinche de los gurises
y entre tus ojos las bisectrices
de trapo y mugre, de harapo y cuero
con el esfuerzo de los murgueros:
parir poesías 
(parir poesías y disparates).

Saltar la cuerda, patear la mierda,
jurarse el odio en el escritorio,
romper la cara del monopolio,
mover la tierra, si es necesario
morir gritando 
(morir gritando en el escenario)
¡Qué lo parió!
La murga... 

Las botas de un soldado que pisaron
los cuentos de mi vieja,
los libros enterrados y el exilio
de obreros y poetas.

El grito desgarrado y moribundo
de un tiempo despiadado,
florece transformando rebeldía
en luz de los tablados. 

Murga, mujer que conjura la maldición
y se pierde entre las calles del adiós.
Marcha sobre los fuegos luminosos
de otra retirada:
princesa sucia de un tiempo animal...
 ¡Adiós! 
¡Carnaval!



 Letra y Música: Sebastián Rivero
Intérprete: Tabaré Cardozo
lo que veo detrás no mueve mi sonrisa
tampoco me entristece
la vida es solo un prisma
de inciertas e infinitas avenidas

se trata de mirarme en el espejo
callarme
no condenar jamás al que difiere
y comprender lo ajeno
sabiendo que podría ser lo propio

callarme
que es como pronunciarles mi respeto

estoy en mis asuntos y hago mis jugadas
no hay nada que decir
no voy a discutir ni a confrontar
apenas sigo firme en lo que creo

me queda la ilusión de un par de buenos sueños
y alguien a quien contárselos

me queda tu alma limpia y transparente
más bella que todos mis intentos
de la que espero un día contagiarme

si tengo suficiente lucidez
acaso pueda
pintar con los pinceles adecuados
ese paisaje azul
con vista al mar
que sueño compartir entre tus brazos