viernes, 30 de enero de 2009

Tercer Ojo

-prqvslpdst-
injertando en la luz
algún otro fragmento
del presunto naufragio
ya con paso discreto
hacia afuera del miedo
abro
no con el fin imbécil de la pirotecnia
no con la sed de un fuego de artificio
con la botella rota que encuentro en la conciencia
abro
un tajo en la garganta de la noche

abro un ojo hacia adentro
y me incendio la mente

martes, 27 de enero de 2009

Alucinante

estampa en el penúltimo carril
la luna del ciempiés

nada era cierto

permíteme soñar el pobre ángel
escuálido y absurdo
guardián de las arcadas de tu templo

pero es que hacía frío
y nunca tuve claro qué buscaba

será que me inventé que me inventaba
y que podía armar una salida

después la realidad habló miserias
formalizó
lo que no quise ver
y me volvió a contar la misma historia

los bichos solitarios
solemos ver tan mal

alucinamos

lunes, 26 de enero de 2009

domingo, 25 de enero de 2009

El Ahogado

clavaste el alfiler
y conseguiste un poco
de olor
a libro viejo
en un lugar tan ocre
que sólo se escuchaban
las goteras

el mundo no es tan triste
te dices
y descansas

y sientes que la espuma
empieza a acariciarte
y cristalitos blancos
de sal
titilan en tus poros
y te abrazan las algas
y el flujo y el reflujo
se encuentran
y rechazan
debajo de la nuca

el mundo no es tan triste
repites
con los ojos ahogados en estrellas
mientras te vas licuando en el vacío
y ni siquiera sientes
que trepan
por tu ropa
los cangrejos

viernes, 23 de enero de 2009

Iconoclasta

recurro al camaleón
porque no puedo hacerlo de otra forma
acabo de escupir algún poema
que hablaba de sí mismo
la lírica nos come la cabeza
nos centra descentrándonos del mundo
y ya perdí ese miedo a protegerme
y ya nunca me escondo
por eso pongo bombas en tus dientes
a ver si de una vez
hago que sientas

ese poeta a pilas
con título y plumero
subido a su montaña de papeles
llorando versos huecos y bonitos
no es un buen cristal
donde mirarse

la poetisa armada
con frascos de veneno

tenía en la vagina una navaja
era incondicional del egoísmo
soñaba gobernar sus propiedades
solía hablar de heridas invisibles
lloraba el agua sucia
del vacío

me hizo cagar de risa el escribiente
que se creyó maldito
y se inyectaba humo por los poros

qué vas a rescatar de la basura
sino un agujero lleno de silencio
no creo una palabra del idiota
que se creyó a sí mismo
diferente

al cabo
así nos va

cada uno alimentado por el culo
y yo que ni me creo
el cuento de escribir
recurro al cameleón
me cambio de semblante casi a diario
me impregno de la piel de mis hermanos
y voy rompiendo estatuas

jueves, 22 de enero de 2009

Don't Give Up - Peter Gabriel & Kate Bush





In this proud land we grew up strong
We were wanted all along
I was taught to fight, taught to win
I never thought I could fail

No fight left or so it seems
I am a man whose dreams have all deserted
I’ve changed my face, I’ve changed my name
But no one wants you when you lose

Don’t give up
’cos you have friends
Don’t give up
You’re not beaten yet
Don’t give up
I know you can make it good

Though I saw it all around
Never thought I could be affected
Thought that we’d be the last to go
It is so strange the way things turn

Drove the night toward my home
The place that I was born, on the lakeside
As daylight broke, I saw the earth
The trees had burned down to the ground

Don’t give up
You still have us
Don’t give up
We don’t need much of anything
Don’t give up
’cause somewhere there’s a place
Where we belong

Rest your head
You worry too much
It’s going to be alright
When times get rough
You can fall back on us
Don’t give up
Please don’t give up

’got to walk out of here
I can’t take anymore
Going to stand on that bridge
Keep my eyes down below
Whatever may come
And whatever may go
That river’s flowing
That river’s flowing

Moved on to another town
Tried hard to settle down
For every job, so many men
So many men no-one needs

Don’t give up
’cause you have friends
Don’t give up
You’re not the only one
Don’t give up
No reason to be ashamed
Don’t give up
You still have us
Don’t give up now
We’re proud of who you are
Don’t give up
You know it’s never been easy
Don’t give up
’cause I believe there’s a place
There’s a place where we belong

NO TE RINDAS

En esta tierra orgullosa crecimos fuertes,
todos nos querían;
me enseñaron a pelear, me enseñaron a ganar,
nunca pensé que podía fracasar.

Ahora no queda nada por pelear, o así parece,
soy un hombre con los sueños desiertos;
he cambiado mi cara, he cambiado mi nombre,
pero nadie quiere al que pierde.

No te rindas,
porque tenés amigos.
No te rindas,
todavía no estás vencido.
No te rindas,
sé que podés hacer las cosas bien.

Pese a que lo he visto en todas partes,
nunca pensé que llegaría a afectarme a mí,
pensé que seríamos los últimos en irnos,
es tan extraño el modo en que cambian las cosas.

Manejé toda la noche camino a casa,
el lugar donde nací, a la orilla del lago;
vi la tierra a medida que rompía el día:
los árboles estaban todos quemados y caídos.

No te rindas,
todavía nos tenés a nosotros.
No te rindas,
no necesitamos nada de nada,
No te rindas,
porque en alguna parte hay un lugar
al que pertenecemos.

Descansá tu cabeza,
te preocupás demasiado.
Todo va a mejorar:
cuando los tiempos se ponen duros
podés apoyarte en nosotros.
No te rindas,
por favor, no te rindas.

Tengo que irme de acá,
ya no lo tolero más.
Voy a pararme en aquel puente,
voy a mirar fijo hacia abajo,
no importa lo que venga,
no importa lo que pase,
ese río seguirá fluyendo,
ese río seguirá fluyendo.

Me mudé a otro pueblo,
trabajé duro para establecerme.
Para cada trabajo, tantos hombres,
tantos hombres que nadie necesita.

No te rindas,
porque tenés amigos.
No te rindas,
no sos el único.
No te rindas,
no hay razón para avergonzarse.
No te rindas,
aún nos tenés a nosotros.
No te rindas ahora,
estamos orgullosos de quién sos.
No te rindas,
sabés que nunca fue fácil.
No te rindas,
porque yo creo que hay un lugar
hay un lugar al que pertenecemos.

Pésimo

yo no entiendo qué alimenta tu soberbia

cuando llamas a tu dios
nunca responde
es posible que esté sordo por las bombas
o quizás ande planeando otro tsunami
puede ser que se avergüence de su grey
obstinada en practicar la pedofilia
o tal vez quiera olvidar que te ha creado
a su imagen
para gloria de su reino

y no está del todo mal
si lo pensamos
eso explica el accionar de un dios mediocre

pero sigo preguntándome lo mismo
con qué diablos se sustenta tu soberbia
si teniendo cuanto existe a tu servicio
no lograste ni siquiera un buen boceto
de algún dios
que fuera al menos
más creíble

Nadie Es Inocente

los ecos
las tangentes
el espiral de un giro irremediable
la espuma silenciosa del latido
sumado
repitiendo
el ritmo universal
día tras día

los actos que conducen al conflicto
preámbulos
secuencias
palabras en los mares del lenguaje
y manos como pájaros
haciendo
destruyendo
un temporal de ondas expansivas

existe la adicción a la mordaza
y quienes se suicidan hacia adentro
existe la omisión de darse cuenta
o de mirar el sol
desde otro lado

entonces puedo ver al asesino
comiendo de tu plato
y el débil argumento que planteas
para tener a mano la pistola

por qué te duele entonces esta guerra
si no sientes vergüenza de los muertos
y sabes que eres parte del problema

por qué te ciñes tanto al reglamento
si en más de la mitad no estás de acuerdo
y el resto te provoca ciertas dudas


por qué no comprender
que cada gesto
que alguien te inculcó
sin ser maestro
va alimentando al monstruo
que nos mata

miércoles, 21 de enero de 2009

Ayudamemoria

y sin embargo tengo
aún
en los bolsillos
un tutorial con nudos
para que no te coma la tristeza

conservo
la imbécil vanidad
de quien no se ha vendido

sostengo
una bandera hecha con retazos
que empino a lo más alto
para que nunca olvides las palabras

escucho
con todos mis oídos
la voz de los silencios más profundos

las chispas que pronuncia algún descuido

y así
con poca maña
dibujo letras hechas con ceniza
que acaso nos rescaten de la amnesia

domingo, 18 de enero de 2009

El Gusano Erudito - XIII

Romance De La Guardia Civil Española

Los caballos negros son.
Las herraduras son negras.
Sobre las capas relucen
manchas de tinta y de cera.
Tienen, por eso no lloran,
de plomo las calaveras.
Con el alma de charol
vienen por la carretera.
Jorobados y nocturnos,
por donde animan ordenan
silencios de goma oscura
y miedos de fina arena.
Pasan, si quieren pasar,
y ocultan en la cabeza
una vaga astronomía
de pistolas inconcretas.

¡Oh ciudad de los gitanos!
En las esquinas banderas.
La luna y la calabaza
con las guindas en conserva.
¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Ciudad de dolor y almizcle,
con las torres de canela.

Cuando llegaba la noche,
noche que noche nochera,
los gitanos en sus fraguas
forjaban soles y flechas.
Un caballo malherido,
llamaba a todas las puertas.
Gallos de vidrio cantaban
por Jerez de la Frontera.
El viento vuelve desnudo
la esquina de la sorpresa,
en la noche platinoche
noche, que noche nochera.

La Virgen y San José,
perdieron sus castañuelas,
y buscan a los gitanos
para ver si las encuentran.
La Virgen viene vestida
con un traje de alcaldesa
de papel de chocolate
con los collares de almendras.
San José mueve los brazos
bajo una capa de seda.
Detrás va Pedro Domecq
con tres sultanes de Persia.
La media luna soñaba
un éxtasis de cigüeña.
Estandartes y faroles
invaden las azoteas.
Por los espejos sollozan
bailarinas sin caderas.
Agua y sombra, sombra y agua
por Jerez de la Frontera.

¡Oh ciudad de los gitanos!
En las esquinas banderas.
Apaga tus verdes luces
que viene la benemérita.
¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Dejadla lejos del mar,
sin
peines para sus crenchas.

Avanzan de dos en fondo
a la ciudad de la fiesta.
Un rumor de siemprevivas
invade las cartucheras.
Avanzan de dos en fondo.
Doble nocturno de tela.
El cielo, se les antoja,
una vitrina de espuelas.

La ciudad libre de miedo,
multiplicaba sus puertas.
Cuarenta guardias civiles
entran a saco por ellas.
Los relojes se pararon,
y el coñac de las botellas
se disfrazó de noviembre
para no infundir sospechas.
Un vuelo de gritos largos
se levantó en las veletas.
Los sables cortan las brisas
que los cascos atropellan.
Por las calles de penumbra
huyen las gitanas viejas
con los caballos dormidos
y las orzas de monedas.
Por las calles empinadas
suben las capas siniestras,
dejando detrás fugaces
remolinos de tijeras.

En el portal de Belén
los gitanos se congregan.
San José, lleno de heridas,
amortaja a una doncella.
Tercos fusiles agudos
por toda la noche suenan.
La Virgen cura a los niños
con salivilla de estrella.
Pero la Guardia Civil
avanza sembrando hogueras,
donde joven y desnuda
la imaginación se quema.
Rosa la de los Camborios,
gime sentada en su puerta
con sus dos pechos cortados
puestos en una bandeja.
Y otras muchachas corrían
perseguidas por sus trenzas,
en un aire donde estallan
rosas de pólvora negra.
Cuando todos los tejados
eran surcos en la sierra,
el alba meció sus hombros
en largo perfil de piedra.

¡Oh ciudad de los gitanos!
La Guardia Civil se aleja
por un túnel de silencio
mientras las llamas te cercan.

¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Que te busquen en mi frente.
Juego de luna y arena.

-Extraído del "Romancero Gitano", de Federico García Lorca-


Marea - Ciudad de los Gitanos

sábado, 17 de enero de 2009

Posible

después que decidí volverme niño
fue que entendí mejor a los payasos

quizás porque no supe barajarme
en los planes de un dios incompetente
me fui volviendo poco productivo
para la maquinaria y la condena

así que me olvidé del reglamento

si dentro mío hay aguas
que pueden aliviarte de la sed
por qué no he de ofrecerte de mi vaso

si se que de este mal que manifiesto
me queda una secuela de sonrisas
por qué no contagiarte la plegaria

ahora que me voy
porque ya es tiempo
que cambiaré de nombre y de rupturas
recuerda no buscarme en las palabras
sino en lo que perdí debajo de ellas

encuéntrame enredado a tus raíces
jugando con las cosas que olvidaste

encuéntrame descalzo entre los charcos
de lágrimas que no te permitiste
multiplicado en todos los fragmentos
de la inocencia rota

encuéntrame una vez
tan solo una
después podrás volver a ser un hombre

domingo, 11 de enero de 2009

¿Esperanza?

no trabajaba el hombre para salir llorando
de aquella ventanilla donde sobraba un sobre
ni creo que quisiera
seis horas de remanso
para perder el tiempo mirando hacia el vacío
como un muñeco más de este sistema idiota

la luz de referencia no estaba tan distante
aquí
de haber buscado
la hubiera conseguido
pero sus manos eran dos trapos que colgaban
y el tiempo le obligaba a su única cornisa
definitivamente sumado a tantos muertos

fue cuando alguien me dijo
cantá por la esperanza
y yo miré las ruinas y el pan en otras mesas
y los caparazones inmersos en el odio
y el egoísmo anclando las alas del abrazo
y las mujeres flacas vendiéndose en el puerto
y el niño embelesado por el color del plástico
que no encontré palabras
ni música
ni orejas
ni nadie que entendiera
una canción con árboles
para cantar mañana

sábado, 10 de enero de 2009

El Mar No Se Detiene

con tu cuerpo y el mío
una sombra en la pared
pretende apaciguar
la luz que sangran todas las ventanas

cuando el mar
precipicio de la ausencia
te naufraga las pupilas de azahares
se devora tu voz
y yo no advierto

que también me traga a mi
tanto silencio

cantas
o es que lloras
y a lo lejos
infinitos
desamparos

a lo lejos
donde mueren los aullidos de los perros
o debajo de la piel
cuando no alcanza
esa luz crespucular
que bostezan las palabras miserables

y ahora ahogados y distantes comprendemos
que algo tuvo que cambiar
en su momento

el mar
no se detiene

viernes, 9 de enero de 2009

¡Bon Appétite!

hay que domesticar algunos ojos
hay que inyectar invierno en las raíces
una pizca de duda en las verdades
verter
edulcorante
en el periódico

hay que ayudar al sol moliendo selvas
rociar de alcohol barato los olvidos
batir
pisar
trozar
la rebeldía
untar las ambiciones con ceniza

hacer una ensalada de payasos
cernir el latigazo y la barbarie
espolvorear la luz con polvo blanco
idiotizar
sin prisa
a los borregos

mezclar siempre en el mismo recipiente
iguales cantidades de poetas
políticos
pedófilos
psicólogos
leprosos
travestis
sacerdotes
adictos
millonarios
ateos
policías
hervir a fuego lento la inocencia
condimentar el aire con veneno
cuidar de la cocción con más soldados

y como cada cual se ha involucrado
en la elaboración de la receta
el gran festín del hombre nos abarca
y nadie podrá ser discriminado

así que no se admiten las excusas

la mesa está servida para todos

es hora de comer

sirvan la mierda

Cuentagotas

a la altura de mis ojos
habrá de continuar atardeciendo
y a veces tengo un perro entre las tripas
meando un territorio
que no es suyo

a veces
también
miro mis manos
desprendiéndose de un pájaro
de nadie

sonrío del oscuro privilegio de estar vivo

sonrío
forzando los extremos de una mueca hacia la inversa
y suele entristecerme el resultado

qué tiene de graciosa la sonrisa
de un muñeco de nieve
en medio del desierto

martes, 6 de enero de 2009

Je

y ahora
qué me dices

te engañaron otra vez

siempre te engañan

les creíste que el trabajo dignifica
y entregaste tu sudor en su provecho
les creíste que llegaron a la luna
les creíste el mono verde
les creíste la historieta del que triunfa
te obligaron entre izquierdas y derechas
esas músicas absurdas de los himnos
el mal gusto del color de las banderas

te engañaron otra vez

te prohibieron que fumaras de una planta
porque fueras a drogarte a la farmacia
les creíste el bienestar
la policía
el ejército de un dios descerebrado
les creíste el celular
que ya no apagas
ni comiendo
ni durmiendo
ni cojiendo
siempre listo a recibir una puteada

les creíste
que es legal esclavizarte la conciencia
que ellos pueden negociar con tu existencia
y no importa lo que opines al respecto

te engañaron otra vez
igual que a un niño

y ahí estás
muerto de miedo
balbuceando una razón sin fundamento
que te alivie de tu puta cobardía

pero dime la verdad

a quién engañas

sábado, 3 de enero de 2009

Fugaz

estas historias negras
apenas sobreviven
la brevedad del dios que las inventa

aquí
sobre la playa
el cielo puede más que las pupilas
y las constelaciones
como ruinas
frente a la luz del flash
parecen sonreír
desde una antigüedad insoportable

tranquilo
despojado
jugando a la explosión pemeditada
y sin perder de vista la memoria

alguna vez fui absurdo hasta creerlos
mas nunca estuvo claro
el rastro que llevaba a tal derroche

instantes
de una luz
precipitada

tampoco olvidaré
las últimas tres chispas de mi júbilo
y ese caer sin fin
oscuro
interminable

y el olor a cuchillo
de pólvora
quemada