miércoles, 14 de junio de 2017

hay cosas que no van a suceder
y hay cosas ciertas
resaca que dejaron los eclipses
en parte son los túneles que abría tu gusano
para que entrara el aire
y el sol
y en parte algún misterio
que no te interesaba desvelar

hay cosas que no van a suceder
sencillamente
porque fuiste aprendiendo del esquive
porque arrojaste al fuego lo complejo
y si nadie entendió lo que decías
supongo que estar lejos
corresponde

después
acaso sepas
plantear mejor tus únicas preguntas
para enterrar del todo las respuestas

y desde entonces ver
el tránsito agobiado
de todos los que fueron a la fiesta

volviendo al agujero
donde te espera el niño
al que educaste bien
y no se come nada del festejo

lunes, 29 de mayo de 2017

la longitud de un pájaro se mide en la secuencia
que puede destinarle tu mirada
así
de modo tal
hasta la última reacción de algún silencio
repite un mundo ciego y más real
presta tu oreja
como si no decirlo fuera un evangelio
como si todo aquello va a expresarse de otro modo
distinto a lo habitual
y una fusión ignota de tiempo indefinido
entre palabras rotas
y un lúdico presagio de aguas salpicantes
en los cantos rodados
el pájaro antedicho
cruzando
lado-a-lado
un breve parpadeo en la ventana
mientras lo vas siguiendo
y abrazas tu paciencia como a un niño
que puede balbucear

en su momento
aquello que parece impronunciable

lunes, 15 de mayo de 2017

nada por cuestionar en esta noche
que es otra
y las demás
cuando intentaba
un manotazo airado hacia el pretil

ahora yo
yo más yo
y tan desnudo
pienso un poco en este invento de mal gusto

voy volviendo sin saber si lo aprendido
no fue más que otro muro solapado
allanarnos    qué camino
demostrarnos    qué experiencia
y este largo aburrimiento de pescado
un espeso mar de arena movediza
más que hambriento de sorpresas y presagios 

y me duelen en el alma los faroles
que encendía a plena luz un cerdo sabio
él
que extrajo del chiquero su diamante
y me dijo oscuramente
"no procures descarriarte
de la senda que he trazado"
o el mediocre con lingotes de hojalata
o el idiota que escupía diablos rotos
o el imbécil que inventó los horizontes

tan desnudo
que disuelvo con mi sangre las certezas
que me lleno los pulmones de universo
y me quedo a vivir
serenamente
en los ojos de algún perro de la calle

por eso y poco más
ni el silencio a cuestionar en esta noche
ni el aliento pestilente de los muertos
ni la frase mentirosa del filósofo
voy dejando a dios jugando al solitario
mientras cuida el portón del cementerio
voy volviendo hacia el lugar que pertenezco
y el negocio de esta luz que va menguando
no consigue emocionarme     no me asusta
no me deja más opciones que estar vivo

jueves, 4 de mayo de 2017

miércoles, 19 de abril de 2017

hasta que estaba niño
y algunos postigones
decían el misterio

y todas las preguntas
que no iba a responderme la tristeza
hacían una fila
para patearle el culo a mi inocencia

y había gente oscura
con ojos tan lluviosos
que casi desteñían

y a la diestra de un dios sin argumentos
iba arrancando piel
para entender las costras incorrectas

por eso en el vacío del domingo
solía caminar
con un amigo muerto
hasta llegar al límite del puerto

y cuando estaba niño
con instinto de perro
no supe que buscaba otro camino

no supe dónde mierda me dolía

no supe hacia qué sitio
ni hasta cuando

o que después del mar
con un poco de suerte
hallara la respuesta que no existe

lunes, 10 de abril de 2017

dejo hacer a la luna
diseminando el aire que expele mi silueta
dejo que la araña teja su telaraña
dejo el camino hoy
que ayer dejé con pocas convicciones
dejo dejar y voy a la raíz de un bienentrego
y puedo ser feliz con casi nada
y tengo esta dulce obligación de no tenerme
de dejarme fluctuar sobre los días
crucificado entonces por la calma
encadenado a tanta libertad que me somete

después supe el secreto
y estaba antes que todo el egoísmo
y pese a demorar
salté la reja de las enseñanzas

entonces empecé a despojarme
y me sentí mejor conmigo mismo

viernes, 10 de marzo de 2017

partamos de la base
que no es posible que mi risa se atenúe
que no pueda prescindir de la ironía
cuando agitás los brazos
y gritás el mismo idioma del cordero
en mi capacidad
de almacenar neblinas
arremolino el viento
le vuelo la cabeza al logaritmo
y me contemplo en un agujero irremediable
tengo tijeras negras
estiletes
varillas de hierro carcomido
y trizo alegremente
el cordón umbilical de tu lógica podrida

es así
otra vez
como antesnoches
dinamitando confesiones de suicidios
porque sé
que guardás en un bolsillo solapado
un blíster
con pastillas de sabor

para volver más bobo de la muerte

lunes, 6 de marzo de 2017

jueves, 23 de febrero de 2017

no me toca juzgar la dirección del riel
ni el número infinito de vagones
y menos advertir
y menos pronunciar
la mínima palabra
que es una gota de aire
en la respiración de cuanto ocurre

voy aprendiendo el silbo y el esquive
detenido detrás
del simultáneo asalto de pantallas
voy comprendiendo a tientas el dialecto
y escucho en otra parte
aquello que pronuncian los silencios

si donde estoy no hay vías
si decidí bajarme
si supe que ausentarme era mi viaje

apenas ese ruido del metal mintiendo estrellas
en la velocidad de la fricción
estela misteriosa de un segundo
bandera de las chispas de las ruedas

cierta lección de un libro impronunciable
debajo de un candil
de llamas harapientas
un pasajero inmóvil
rompiéndose los dientes contra el viento
donde la letra arrea escarabajos
inquietos escorpiones
arañas que se escapan hacia el alma

no me toca juzgar mientras resiste
bajo el caparazón
mi única paciencia
no me toca saber lo que no entiendo
pude sentir en mi más claramente
las letras explicadas con hormigas

y el tiempo nunca está a favor de nadie
y sigo siendo el dueño de mis pies
aquí no hay vías
y no voy a juzgar el recorrido
cada quien irá sabiendo a donde llega

yo me limito a ver el horizonte

viernes, 3 de febrero de 2017

y mientras el desfile
que regocija al dios de los idiotas
destila un aire infecto
y por desgracia o no
me ensucia la vereda
mientras la pirotécnica sonrisa
las pupilas de plástico
y las tetas de goma
le dan buenos motivos al violento
un gusto de aserrín seca mis labios
y escupo clavos viejos
y herrumbre de los días que presiento
ajenos
opuestos a la mínima reacción de mi silencio

mientras se vuelve célebre la nada
y se idolatra al cero
mientras alrededor
se están muriendo todos
y vos seguís hablándole de vos a un aparato
como si en otra parte alguien te escuchara
mientras el mundo quema las últimas escamas
y escribís porquerías
en un planeta que existe en tu pantalla
te queda tiempo aún para estar triste
por no poder comprarte los zapatos
 
soy el espectador de los agujeros
soy un mendigo ciego
que pide la piedad de algo que exalte
que espera se filtre por la ranura
no más que un breve lapso de luciérnaga
un hilo incandescente que visite
el mísero santuario que me queda

con los días contados
con pocas esperanzas de hallar algo de vos que me alimente
con todas las barajas a la vista
desnudo y aburrido
escribo el testamento de los pocos
como si en otra parte alguien me leyera

viernes, 20 de enero de 2017

y si rompí el contrato
y si mis inocencias pagaron por demás
cada gramo de dolor
si estuve diez mil siglos
saliendo del enredo
saliendo de la pálida historieta
no quiero que ahora juzgues mis traiciones

si cuando estuve listo
me olvidé en la misma lata de basura
el miedo y el rencor
y no recuerdo ningún mandamiento
no existe el más mínimo resquicio
y la infracción se vuelve tu problema
mi punto ya no entiende el reglamento

y ahora que navego en espiral
pero sobre las aguas que prefiero
ahora que lo turbio es mi elemento
en esta claridad abro mi sitio
de pie hasta que a la vida se le antoje
intacto
recobrado
ahora que perdiste tu poder de lastimarme
te dejo un puñadito de sonrisas
porque no sé qué hacer con su abundancia