domingo, 30 de noviembre de 2008

Dentro

sumergido día a día en aguas lentas
fluctuando sin saber las direcciones
despacio
con un rumor de pasos que cuelgan de la noche
ojos de un niño triste
a modo de farolas

despacio
con el peso excesivo que agobia en lo profundo
y que no tiene peso
hasta que olvido el mundo de los tontos

despacio
en la línea abrasiva de este tiempo
que corroe la piel
mientras va desgastando las palabras

más lento
en la constelación de vidrios rotos
que parpadean soles de hojalata

estoy a un solo paso de lograrlo

y un paso a veces tiene el color de lo innombrable
o dura
lo que duran
tus besos infinitos

a un paso nada más de conseguirlo

en esto estoy

pero despacio
sin apuro

dentro

sábado, 29 de noviembre de 2008

Harto

no era tan difícil
no lo era
además
cualquiera sabe
que a las vacas no les gustan los poemas
y aullar de madrugada
no es tan divertido
como cuando puteábamos la rabia al mediodía
por otra parte
quién va a ser el amigo que te reemplace el culo
después que algún imbécil
te lo jodió a patadas

no era tan difícil pisar el embrión
cuando aún gestaba el odio su veneno
y el perro del fascista está adiestrado
para arrancar tus piernas
antes que puedas dar un nuevo salto

era cuestión de hacer lo que predicas
ni bien te diste cuenta
lo tonto que es regar en el desierto

ya no es tan divertido

como empinar un mástil sin bandera

como un ateo hablándole a los ángeles

como correr tú solo una carrera
donde por más que corras
vas a llegar segundo

y ya me harté de ver nuestras derrotas
con el consuelo de "la frente en alto"
de los mismos finales repetidos
de ver las rebeldías a destiempo
y tanta dignidad desperdiciada
porque estuviste ciego para el antes
porque creíste que algo cambiaría
porque tu ingenuidad bien se merece
que te pateen el culo para siempre

jueves, 27 de noviembre de 2008

Diferentes

si al menos tus páginas contaran
que existen otros libros
y si la puerta fuera
entrada hacia otras puertas
acaso ya no habría
motivos para odiarnos

guardo respeto al viento
por más que se solace
cambiando
cada día
de dirección
sus pasos
pues sigue siendo el mismo
en sus contradicciones

y acaso no me aburro
yo mismo
y busco el cambio
después de repetir

por cuarta o quinta vez que me repito

y qué es lo diferente
sino la innumerable
variable de las búsquedas

si al menos tu cabeza comprendiera
que otra cabeza apunta
su proa hacia otros puertos
y que
seguramente
no llegará más lejos
que al sitio donde espera otra pregunta
sabrías que la grieta no es tan honda
porque lograste ver
el puente
y no el abismo

no sé
sólo imagino
las formas más sencillas del respeto
aunque
posiblemente

esté diciendo algo equivocado

por cierto
es el margen de error que me concedo
a cada vez que escribo estos engendros
y tienes el derecho de ignorarme

lunes, 24 de noviembre de 2008

Compinches

vino entonces el payaso razonable

no trabajas
dijo
no eres productivo ni eres digno
deberías
replantear tu posición frente a la vida
ya sabes
en el circo

serías bienvenido

y vino el presidente
con la cara de culo

no estás contribuyendo
no pagas tus impuestos
nos la pones difícil compañero
y si toda esa gente
pensara como tú
a quién gobernaríamos

después vino a aburrirme el sacerdote
con el sermón de siempre

es que me vio sin dios
y se apiadaba
de mi existencia absurda
menguando en la tiniebla del pecado

a nadie respondí

nunca he confiado mucho en las palabras

por eso cuando el niño vino a verme
y todos los demás argumentaban
justificando su mundo de mierda
sentí que estaba haciendo lo correcto
tan solo por un guiño de sus ojos

domingo, 23 de noviembre de 2008

Desamaneceres

cierto cansancio oscuro
decenas de alfileres clavados en mis párpados
alzándolos
forzándome a mirar el mecanismo
los animales ciegos
y grises
como piedras
estériles de todo pensamiento

cierto cansancio
de ver un funeral en cada rostro
los cirios derritiéndose impacientes
el tiempo como un pez fuera del agua
boqueando
agonizando
sin aire
sin sentido

y charcos de aguas muertas que repelen
la forma del reflejo
y la resaca ambigua
de quienes
desollados
olvidan en la noche su calvario
palabras con los verbos atrofiados
un bosque de concreto con cadalsos
y árboles que inclinan la estatura
de acuerdo al peso muerto del ahorcado
cierta insanía en traje de payaso
que activa la sonrisa de un imbécil

la ciudad abre grifos
con la droga precisa
y después
lentamente
entreabre las piernas

la vieja dictadura del sol de un dios idiota
chorrea latigazos de oro sobre el muelle
parece que violaran a una virgen sombría

y la noche que fue
acueducto de esperma derramado en un cáliz
mariposa marrón
oquedad en el vientre
se disfraza de nuevo
con las mismas mentiras

viernes, 21 de noviembre de 2008

=

nada tienes que pueda ni comprarme ni herirme
soy un blanco difícil para el odio del odio
sin embargo
desnudo
sin pistola ni escudo
sin el miedo que escupe sus inmundos reptiles
voy a ti
desatado
de la soga invisible
que proponen los dioses de este reino mediocre
y te cuento que puedes caminar a mi lado
y que no necesitas
descreer mi palabra
porque yo no ambiciono dirigirte los pasos

y en las pausas de noches que me besan el alma
soy capaz de soñar
un lugar para todos

y en los puentes que tiendo
pronunciando el abrazo
voy limpiando mis ojos

nada tienes que pueda ni comprarme ni herirme
porque ya pagué el precio de mi propio destierro
y aunque no lo parezca
nuestra búsqueda es sed que ilumina el paisaje
a pesar de doctrinas y de libros sagrados
a pesar del estruendo de las voces gritando
a pesar de banderas y decretos y estatuas
nuestra sed es la misma
y ella apenas difiere
en la ruta escogida
por llegar al oasis

martes, 18 de noviembre de 2008

El Gusano Erudito - XII

LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmando,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica, qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

(Extraído de "Cantos Íberos", de Gabriel Celaya)



Canta: Paco Ibáñez

Salir

ahora cuando sientas
tan cerca
las paredes
y el aire sea un intento fragmentado
y brillen los vapores de la sal
escribirás un verso para nadie

aún te va a quedar algo de noche
para asumir los pliegues de la muerte
y un territorio seco
donde lo que has de dar se te devuelve
en fríos materiales

ahora cuando sientas
que la escalera lleva a ningún sitio
por fin entenderás
que siempre queda el salto hacia el vacío

y a veces es mejor que detenerse
cuando se terminaron los peldaños

y a veces es mejor que las esperas
de un emisario idiota
que pintará una puerta hacia lo mismo

Perro En La Lluvia

será que hay un motivo
absurdo
en el aullido
del perro de la lluvia
tal vez sabe de sobra los lugares
donde van a volarle la cabeza
quizás tiene un gatillo en el instinto
a fuerza de escapar de las golpizas
y apenas ambicione
un gris de cielo ahorcado en la botella
donde poder beberse la tristeza

lo veo hurgar nervioso en la basura
buscando algo que sacie
por unos días más
su inexistencia
lo veo tan cercano

que el llanto se me cae de la mirada
me agrede
me avergüenza
me arrastra con el alma
detrás de su crepúsculo de trapos
detrás del estertor de su gruñido
a un callejón en ruinas
donde tu dios no puso su negocio
donde no llega el sol ni la esperanza
ni rastros de una efímera botella
con dos dedos de alcohol
como anestesia
y no hay lugar entonces para el sueño
y no hay ni una ventana
y no se admiten perros
y ni siquiera existe
-puta madre-
un gris de cielo ahorcado

para beber de un trago la tristeza

lunes, 17 de noviembre de 2008

Mojado

nadar un mar de aguas subterráneas

temblar
entre humedades
que drenan dulcemente de las grietas

caer en los abismos de la lluvia

involucrar la piel
hasta volverla carne transparente

beberse
gota a gota
las entrañas

ahogarse
en la saliva
de tu boca

domingo, 16 de noviembre de 2008

De Cárceles, Títeres y Esperas

el sistema no admite sus errores
bautiza delincuentes
a los inadaptados
arroja lo que sobra en una cárcel
para ocultar su propia podredumbre

la cárcel
la basura
depósito de carne desechable
como un pozo sin fondo
en donde sepultar la porquería

hay una voz que nunca has escuchado
como un puñal clavado en tu conciencia
agacha la cabeza y obedece
o te reciclaremos
en la sagrada iglesia del residuo

la biblia nunca escrita de las bestias
acólitos de un dios de papel verde
desde que decretaron
que todo en este mundo tiene un precio

y no sabemos qué
pero esperamos
que ocurra algún milagro que nos salve

en tanto
te ofrecen el derecho de ser larva
por tiempo indefinido
con esa libertad que menoscaban
las cárceles del miedo

*****

por la televisión
el nuevo presidente gesticula
de acuerdo a los impulsos de los hilos

el monstruo del poder
que sabe bien la forma de engañarte
pintó por esta vez de color negro
la puta marioneta

sólo para que sigas esperando
así como esperaron tus ancestros
temblando
en una jaula
comiendo la resaca del vacío

sábado, 15 de noviembre de 2008

Ventanas

no vas a darte cuenta que te miro
cuando tu claridad busca escaparse del silencio
no vas a sospechar
las lágrimas que escribo con los ojos
y que desaparecen
cuando me necesitas
cuando tu adolescencia refresca un mundo enfermo
y me renueva el beso
así
sin proponértelo
con argumentos sólidos
que emergen desde toda tu dulzura

no vas a darte cuenta que pregunto
que voy interrogándome los días
sin tregua ni piedad
porque no tengo claro
si fueron suficientes los espacios
si tuve lucidez para animarte
las alas
que exigían
un cielo para ser y desplegarse

y cuánto hubo de error en lo que dije
y qué guardas de mi
y qué olvidaste
y todas las palabras omitidas
y esto de improvisar y comprenderte

no sé que he hecho bien
a veces sólo veo los errores
a veces hay un mundo de conflictos
que acusan mi alegría
y no tengo refugio ni defensa

mas cuando la tristeza te amuralle
el limpio corazón
y la sonrisa
parezca agonizar en los encierros
sé que rebuscarás en mis palabras
hasta encontrar la luz
de las ventanas

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Hombre Al Agua

cuando me juzgas
te juzgas
y olvidas preguntarme qué pretendo
hay demasiados dioses en el mundo
demasiada vanidad
y muchos ciegos
y si algo está sobrando es el orgullo
y si algo está faltando es tan pequeño
que ya no podrás verlo
excepto si desciendes de tu altura

qué puede sugerirte un pobre diablo
que tú no hayas pensado de antemano
olvido que eres sabio como el resto
y al mando del timón
no cabe duda
habrás de conducirme al paraíso

por eso y poco más he decidido
apearme de la nave
dejar atrás un rumbo que no entiendo
y sin saber nadar
mas desprendido
de la colmena absurda del soberbio
en dirección contraria a lo sensato
braceo
mar adentro
de mi mismo

viernes, 7 de noviembre de 2008

Avôhai - Zé Ramalho






Um velho cruza a soleira
De botas longas, de barbas longas, de ouro o brilho do seu colar
Na laje fria onde coarava sua camisa e seu alforje de caçador
Oh meu velho e invisível Avôhai
Oh meu velho e indivisível Avôhai
Neblina turva e brilhante em meu cérebro, coágulos de sol
Amanita matutina e que transparente cortina ao meu redor
Se eu disser que é meio sabido você diz que é meio pior
É pior do que planeta quando perde o girassol
É o terço de brilhante nos dedos de minha avó
E nunca mais eu tive medo da porteira
Nem também da companheira que nunca dormia só

Avôhai
Avô e pai
Avôhai

O brejo cruza a poeira
De fato existe um tom mais leve na palidez desse pessoal
Pares de olhos tão profundos que amargam as pessoas que fitar
Mas que bebem sua vida sua alma na altura que mandar
São os olhos, são as asas, cabelos de Avôhai
Na pedra de turmalina e no terreiro da usina eu me criei
Voava de madrugada e na cratera condenada eu me calei
Se eu calei foi de tristeza, você cala por calar
E calado vai ficando só fala quando eu mandar
Rebuscando a consciência com medo de viajar
Até o meio da cabeça do cometa
Girando a carrapeta no jogo de improvisar
Entrecortando eu sigo dentro a linha reta
Eu tenho a palavra certa pra doutor não reclamar

Avôhai, Avôhai, Avôhai

AVOHAI

Un viejo atraviesa el umbral
De botas largas, de barbas largas, de oro el brillo de su collar
Hacia el frío patio donde colgaba su camisa y su alforja de cazador
Oh mi viejo e invisible Avohai
Oh mi viejo e indivisible Avohai
Neblina turbia y brillante en mi cerebro, coágulos de sol
Amanita matutina y transparente cortina a mi alrededor
Si yo digo saber el modo, usted me dice que es el peor modo
Es peor que el planeta cuando pierde el girasol
Es el rosario de brillantes en los dedos de mi abuela
Y nunca más tuve miedo de la puerta
Ni tampoco del compañero que nunca dormía solo.

Avohai
Abuelo y padre
Avohai

El pantano atraviesa la polvareda
De hecho existe un tono más leve en la palidez de ese personal
Par de ojos tan profundos que amargan a las personas que observan
Sin embargo beben su vida, su alma a la altura debida
Son los ojos, son las alas, cabellos de Avohai
La piedra de turmalina y en el patio de la usina me crié
Volaba en la madrugada cuando en un cráter condenado enmudecí.
Si yo callé fue de tristeza, usted calla por callar
Y callado se va a quedar hasta que yo le ordene hablar.
Rebuscando en la conciencia, con miedo de viajar
Hasta el medio de la cabeza del cometa
Girando el trompo en el juego de improvisar
Entrecortado sigo dentro de una línea recta
Tengo la palabra justa para que el doctor no venga a reclamar

Avohai, Avohai, Avohai

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Lugar

permíteme nacer
aún puedo remediar un par de versos
y poco importará si me comprendes
la forma no será nunca la misma
y el miedo es un obstáculo que aleja

si olvidas que desdeño los cerrojos
qué harás con tu silueta
después de maldecirme la confianza

yo permití que entraras en mi casa
y no para juzgar el pan y el vino

permíteme nacer
con todos mis errores y carencias
con las pequeñas alas mutiladas
con la palabra gris que no pronuncio
por impedir la grieta

salgamos cuanto antes
del templo del gran dios espantapájaros

con sus estatuas ciegas
que se jactan de mirar lo que difiere

permíteme nacer cuando tú nazcas
abrazados en el medio de algún puente

lunes, 3 de noviembre de 2008

Lucera

mira
así es como sucede
y nuestra embarcación que zozobraba
retoma
a duras penas
la ignota travesía
regresa al borde mismo del naufragio
y un viento inesperado la rescata

así es como sucede

y en esa sucesión nos desgastamos
aún sin pretenderlo
la piel se nos corroe
y se nos caen los sueños del bolsillo
y se nos cae el pelo y la esperanza
producto
como somos
de días al azar
de ilógicos designios
y una ambiciosa danza
tan breve como intensa

por eso y mucho más puedo explicarte
las cifras que corrompen
los ciegos materiales de un dios que se recicla
la mezquindad pintada con sonrisas
y todo ese residuo
de un mundo alimentado en artificio
que come la basura que vomita

así es como sucede
y si algo de valioso existe en este cuento
me lo fuiste enseñando en la ternura
de ser
sencillamente
cuanto eres
la clara referencia de mi afecto
la casa en donde esperan los abrazos
el agua cuando vuelvo del desierto