sábado, 17 de diciembre de 2016

llega un día en que toca pagar cuentas

y sabés     aunque no creas
este asunto no se arregla con dinero
no te va a salvar tu dios
ni el usurero

es la hora de poner sobre la mesa
el orgullo que ostentaban tus "vivezas"

las mezquinas cuatro vacas mal comidas
que escondiste por si acaso

tu pequeño capital de mierda y barro

la vergüenza que supiste disfrazar
cada vez que te cagaste de parado
cuando había que jugarse las pelotas

y sabés     lo más jodido
es que nadie va a venir a demandarte
no hay un puto cobrador
y no hay jurídica
no vendrán a buscarte los milicos
ningún índice ocupado en apuntarte

pero hoy toca pagar
y no hay salida
el negocio es entre vos y tu conciencia
este diálogo entre vos y tus candados
o la sombra que se acerca equidistando
y proyecta los horrores del vacío

o este niño que no es
pero que es tuyo
y mataste de un balazo entre los ojos

y no hay nadie a quien contarle la tristeza
y no queda un solo abrazo que te abrigue
y no para de llover
y los postigos
no detienen como antaño tanto viento

tanto viento
que parece que hasta el alma se te vuela

si tuvieras el ingenio de driblear
todo el tiempo que perdiste en el baldío
si pudieras olvidar hasta dormirte
despertar lejos de vos en otra vida

llega un día en que toca pagar cuentas

y decís que
ésta vez
serás valiente

pero claro
justo ahora
nadie mira

y volvés a suicidarte con la tele

jueves, 13 de octubre de 2016

con trozos de carbón vas dibujando el aire
y alcanzo a distinguir entre el barullo
un rastro de baba pegajosa    una mujer
con risa-visa sangrando en la vidriera
un baile absurdo de piernas mutiladas
y el paréntesis repetido un par de veces
las rayas verticales tras las ratas
que corren zigzagueando obstáculos y fuego
y veo
la boca exagerada de los acantilados
por donde se despeña tu cordura

haces juegos de luz con piedra negra
y hay un interruptor
negándote el cristal
y es que no existe el mínimo argumento
es un puto dibujo
nada más
cortando con un tajo decidido tus historias
lo obtuso y lo mediocre que te tuerce
el trago de agua fresca que te queda

y puede ser extraño que solo sea yo quien te perciba
quien hable por tu esbozo
quien note que lo negro decolora
que el trazo se hace rojo
que ya no hay más carbón entre tus dedos
y que seguís pintando con las uñas

domingo, 9 de octubre de 2016

el cascarón azul del caracol
un embudo tras otro

la elíptica malsana que deambulo
cargando una silueta que no es mía 
disociaciones para no llegar

a un pabellón con ínfulas de tumba

baja el vapor espeso
que emana de la espalda de la noche

hasta un nido de pájaros inmóviles
hasta el olor a herrumbre de algo viejo
y ahí
tranquilo
pensando
cómo es esta adicción irremediable
a la puerta que indica la salida
cómo es aquel camino que recobra
una canción que sé como termina
la sensación de un dios espantapájaros
clavándome las uñas en la nuca
en tanto las señales se licúan
en tanto se entrecruzan los pasillos

y yo tan en silencio

y en realidad dejé pasar mi turno
cedí cada jugada
y mi inmovilidad
es una forma más de hacerme el muerto
mi plagio y mi homenaje al sapo sabio
cuando el tiempo discurre y no hay olor que indique
la huella del cadáver
cuando ni me conmueven
los tacos de las putas
el oro de palacio
esta carrera inútil
de tontos y lisiados

en mi lugar dejé silencio y sombra
y ahora existen pájaros
y viento
y olor a cosas verdes
ahora hasta la tierra se pronuncia
con un sonido hondo de raíces

tras la siguiente puerta
un muerto que no muere
se inyecta tinta negra
e indica la salida

miércoles, 14 de septiembre de 2016

cuando llegues al final
eso fue todo
y si no vas a creer
es tu problema
yo no escribo cartelitos en el feisbuc
yo no salgo a predicarme las pelotas
ni me importa lo que pienses
ni me importa lo que creas
demasiados enemigos tengo enfrente
y si cuento algún amigo es de milagro
ni me importa lo que hagas con tu vida
siempre y cuando no me jodas el asunto
nunca supe cómo es eso de aburrirse
sí el hastío
sí los tedios
y tener las manos anchas como el tiempo
para no sufrir de ver cómo transcurre
y tener el corazón lleno de aire
para no sentirme parte de tu aliento

es tan fácil comprender la geometría

son cristales nada más
caleidoscopio
en el alma de un grisáceo transeúnte

jueves, 8 de septiembre de 2016

y en el inmenso mar de vidrios astillados
los soles navegando hacia el destierro
tan tristes
repitiendo
una oración cansada
dos frases sin contexto ni propósito
tres líneas de memoria
y algo parecido a un trapo sucio
cubriendo la amplitud de aquellos ojos

recuerdo los sonidos del vacío
los labios carcomidos de una estatua
que a cambio de razón decía un hueco
y la luz imposible del paisaje
las hebras de colores inventados
por un asalariado pintor de brocha gorda
esa emoción grosera
de un circo con payasos de mal gusto
y equilibristas rengos
y écuyères escuálidas
traídas a la acción mediante fórceps

he visto consumirse los bajeles

jirones del velámen en las rocas
la honra en manos de los deshonestos
la dignidad vendida a mucho menos
que el precio de un librito de autoayuda
he visto disecar a los ancianos
pudrirse el mecanismo en los relojes
el paredón con restos de cerebro
he visto latigazo y menosprecio
la ley del capataz
la nada en la garganta

la humillación y el asco y la mentira
he visto a un dios creado con dinero
quebrarle el cuello a un mundo de gallinas

los soles navegando hacia el destierro

la luz que sepultaron los idiotas


lo que no quieres ver
mas se avecina 

miércoles, 17 de agosto de 2016

cuando escriba después 
y la tarde decline
y el viejo resplandor
y algún silencio
interrumpido apenas por un pájaro final
diga
lo que no puedo decir
habrá en el paladar el gusto exacto
y una sonrisa mansa
de cosas satisfechas
habrá el olvido    y unas escaleras
porfiadas
hacia abajo
contradiciendo tantos evangelios

lo que no puedo decir
precisamente
ha de decirlo el humo
apenas perceptible
el rescoldo inasible
premisas de una rémora de soles en naufragio
durando en el después de mis intentos

domingo, 29 de mayo de 2016

me hablabas de ese triste corazón
y ni siquiera entiendo la metáfora
ahora que me adueño de las llaves
ahora que mi tiempo me hace un guiño
me he vuelto un animal desvergonzado
y no me importa nada de lo de antes
me cuesta analizar
por más que intento
suele matarme algún aburrimiento
cuando el retrovisor me da la alarma

apenas me recuerdo en los que era
antes del descalabro y los instintos
apenas navegué un plato de sopa
y toda la aventura se redujo
a poner zancadillas al lisiado
apenas besuqueaba las estatuas
corría de rodillas
me reía
por ser un cerdo más entre la piara
braceaba mar adentro sobre un charco
mi anhelo era el aplauso de los mancos
y mi inversión mejor fue todo el tiempo
que derroché paseando por la cárcel

por eso no abro el libro de tu alma
sé bien que no es mi idioma
no lo entiendo
y tanta letra entrando en el embudo
me crea confusión
como si hicieras gárgaras con clavos
como si las palabras me agobiaran
al verlas estancadas
prolijas
alineadas
tan presas del papel
tan epitafio

sábado, 26 de marzo de 2016

Nuevo Mester De Juglaría - VI


KUTXI ROMERO
"Como Quien Pide Tabaco" 

Pediré la vida entera
como quien pide tabaco,
“muérete y que yo lo vea”
no sé si es tan necesario
como besar azoteas
mientras muerden en la boca
los infiernos de a diario.

Pediré un dedo de ruina,
por favor, con dos de hielo,
y el futuro de una pompa de jabón
con agujeros,
por donde enhebrar la chorra
y que aparezca el poeta
del fondo del cenicero.

“No puedo con tanto grano”,
dice este silo que he cosido
y descosido tantas veces
con el forro de las manos.
“No puedo con tanto grano”,
llora el espejo
mientras bosteza Cupido
y yo me he ido
a beber con los marcianos…
que me van a colgar.

“No te quedes a mi lado,
que esa mancha no se quita”,
no me hizo ni puto caso,
mira qué dos margaritas:
tan viejas, tan arrugadas,
pero siguen alfombrando
cuando el amor nos visita.

“No puedo con tanto grano”,
cruje este barco.
Culpa mía, capitana,
por querer lamer el culo de los charcos.
“No puedo con tanto grano”,
perdón, molinero,
más quisiera yo meter en su bolsillo
que lo que entra en mi sombrero.

Me quiero descolgar de esta viga,
lo que yo te diga: esta silla va mal.
Me quiere desnudar esta racha,
esta luna borracha, este cuarto de estar.

Me quiero descolgar de esta viga,
lo que yo te diga: esta silla va mal.
Me quiere desnudar esta racha,
esta puta borracha, este cuarto de estar.

lunes, 15 de febrero de 2016

pero es lo que me queda

cuando has venido a verme algunas cosas otras
cambiaron de lugar
que no lo elemental
si lo supieras
y mi intuición le pega una puteada a la sorpresa
estoy en automático
pasitos de cangrejo adivinando
qué calle atravesar sin que me aplasten

se mueve el girasol en su dominio
unos metros después de tantas lluvias
y más allá la cinta repitiendo
y más allá los tedios

supuse que podrías entender
supuse que podrías entenderme

y allí donde termina tu horizontalidad
me quedo solo
rumiando sensaciones
como si el viejo estrépito volviera a sacudirme
antiguos cementerios
y musgo
y eso inmóvil
que va impedir el paso que te salva

no iré mucho más lejos que hasta el filo

el miedo se lo dejo a los cobardes

la vida pende ahora de este árbol
como antes ocurrió sin que lo viera
se cae gota por gota su dulzura

yo solo he aprendido la paciencia
aunque la sed apremia
y el sol se va apagando cada día

y acaso alguna vez he condenado
la cierta mezquindad
el cuentagotas
las grietas que desangran el momento
puñado de ceniza que no alcanza

yo no quiero escucharte el egoísmo

lo siento
yo nunca dije que supiera nada
se trata de mi opción
la más honesta

equivocada o no
pero es lo que me queda