martes, 15 de junio de 2010

Señores

no hay dosis suficiente
hemos subido tanto
que ahora
el cielo nos compete
y el árbol que trepamos
domina una extensión amarillenta

así que haremos uso de argumentos
acerca de lidiar con nuestro vértigo
todo por validar esta soberbia
y hacer creíble el circo miserable
en donde ya no existen emociones

somos rehenes pues de las alturas
tenemos el desprecio en el gatillo
y un índice inclemente
dispuesto a defender la paranoia

somos esta demencia con pretextos
descalzos sobre un campo de alfileres

muñecos de aserrín descascarados

mentiras resistiendo a duras penas
detrás de un muro casi derrumbado