jueves, 19 de enero de 2012

Lugar

desde abajo
puedo mirar despacio
el pájaro que escapa del sopor
el triángulo acerado de la estrella
la música del mar
subiendo en espiral hacia el verano

estuve y aún estoy perdiendo el tiempo
gastando mis monedas
saliendo por la puerta de emergencia
en donde no habrá nadie que me aburra

me gusta estar aquí
perdiendo la noción del calendario
y no quiero que nadie me rescate

ya estuve en ese barrio
y estuve en los velorios y en las fiestas
y no entendí el sentido de la calle
así que caminé en sentido opuesto

aquí las hojas son como relojes
y el tiempo generoso

aquí
después de atravesar la divisoria
persigno con perfumes los sentidos
se filtran en mi piel las estaciones
y no se siente miedo de la noche

y pues
desde aquí abajo
el aire me tatuó sobre los huesos
la forma de mirar en el silencio

y supo convencerme para siempre
que acaso nunca estuve equivocado