sábado, 23 de junio de 2007

Muñeca



no vuelvas

este camino apunta a un vórtice de nieblas
y nadie te ha pedido
la prédica barata

los pasos que voy dando no se explican
es un idioma ciego
en guerra con el rastro que dejaste

es que
seguramente
tienes el argumento preparado
la paz de una retórica que apesta
bajo el disfraz azul del traicionero
el sudoroso tacto en la pistola
y un anaquel con libros que no entiendo

no habrá de ser tu alma con atajos
quien me dirá la dirección correcta

y bien
esta es la historia
y este es el precio estúpido del precio
que deberás pagar
para poner a salvo tus naufragios

no vuelvas
te sienta bien la máscara y la oferta
esa sonrisa imbécil
el vestido
de gasa con apliques que destellan
y los ojos de charcos de agua muerta
cegados por un sol de escaparate