lunes, 1 de febrero de 2010

Muñones

esta suma de cosas que soy
expuesto
desterrado
tiene algo que decir
y
sin embargo
después de tanto y todo
apenas unas manchas

un pan de harina oscura
a medio digerir
un malinvento

absurda ceremonia
en templos derrumbados
no hay nada que explicar

la flor
se continúa
el viento se licúa con la piel
la vida sigue
y puede que yo mismo
esté aserrando todos los sonidos
las letras que me pueblan
la noche en escorpión del amanuense
que se quedó sin brazos
en una guerra inútil
o acaso el almacén de un presidiario
mirando con orgullo
tanta cuchillería

dos posibilidades
que sólo yo comprendo

el egoísmo esconde las ternuras
dentro de su trinchera
y fragua un ser metálico
con clavos en los ojos

no quiero lastimar

prefiero soportarme las heridas