martes, 13 de septiembre de 2011

Checato

a ver si existe manera
de cambiar
de dar un vuelco

ya probé distintos lentes
y nada
que no me curo

se me dan vuelta los ojos
entiendo todo al revés
o lo que es peor
confundo
y cuando enuncian promesas
veo bandadas de cuervos
y si son hombres de bien
justo al pasar frente a mi
se ufanan de su miseria

y si me obligan a ver
la derrota y el fracaso
del que parece caído
veo a un tipo con el traje
medio ajado y polvoriento
que se sacude la tierra
y sigue
como si nada
sabiendo que en la otra calle
lo espera otra revolcada
y así sucesivamente

verás
me causa impresión
que al escuchar mis versiones
me supongas resentido

anda
muéstrame un atajo
para llegar a mirarlo
como lo miran tus ojos

que yo no veo el trabajo
en eso de andar firmando
papeles y más papeles
que hasta los frutos recientes
pese a su fresca apariencia
se pudren
como si un rayo
les ultrajara su tiempo
y la mujer más bonita
se suicidó sin dudarlo
bajo pátinas espesas
de colágenos y plástico

y no te oculto el pavor
de mirar hacia el espejo
porque es testigo y garante
que no me engañan los ojos
que cuanto veo es correcto

así que dame una mano
quiero mirar como tú
quiero ver de qué va el juego
entender las coordenadas
con las que
supuestamente

tan bien
te desenvuelves

al menos quiero saber
quién te ha vendido esos lentes