lunes, 5 de septiembre de 2011

Cuento

ahora miro el paisaje
de tu historia caída

esa página injusta
del final
de tu libro
enseñándome el resto

hasta cuando callaste
me dejaste la idea
de que andabas soñando

impotencia

no es eso

tengo ganas de algo que ni puedo ni entiendo

sólo yo me comprendo

y la luz relativa que a partir de este día
va a alumbrar la vereda

era fácil
ya sabes

pero es tan poca cosa que no existe palabra

y este mundo jodido
que hace agua
que sufre
por los cuatro costados
no me duele ni un poco

otra cosa es dolor
otra cosa es salirse
de este cuento agobiado
de extraviarte el color
dulce gris de tus ojos

y manejo los hilos de mi pobre muñeco
como puedo
ya sabes
con lo mucho o lo poco
que dejaste en mis manos

no se trata del tiempo
eso ya no interesa
no se trata tampoco del dolor encorvado
del vacío restado a tu vieja silueta
de las voces dolidas de los putos fantasmas
que han venido a mentirte

tengo ganas de algo que no puedo ni entiendo

era fácil
ya sabes

sólo tú lo comprendes
sólo yo
como entonces
cuando en la tardecita
me contabas un cuento