domingo, 10 de diciembre de 2006

A modo de comienzo


ahora que he logrado comprenderte
ahora que declino
en un lento espiral
y pruebo el gusto intacto de tu savia
ahora que no espero ser más nadie
tengo la sensación de una ventana
abierta para siempre hacia otro sitio
en donde sé que estás y que me esperas

porque nos ausentamos de la fiesta
y no pude siquiera despedirme
con la excusa infeliz de que era tarde
cuando debí quitarme la coraza

así que celebremos el reencuentro

la mesa está servida
me conoces
y sabes cuánto odio comer solo