lunes, 16 de junio de 2008

Desprendimientos

ya no importa
te vi estirar el brazo
el roce de tu mano en mi cabeza
pugnando por tomarme del cabello

poco antes de caer en mi delirio
y no hubo tiempo entonces
y ya no hay tiempo ahora
ahora cuando todo se me pierde
cuando no creo en nada
excepto tu intención por rescatarme
y estos serán los últimos remedos
vestidos con palabras
ya no importa
la verdad
ya nada importa
tú tienes la razón y el espejismo
el circo y los soldados
el fuego que inventaron en los hornos
de una acería ignota
tú tienes ese mínimo milagro
de un dios de vidrio y plástico
y tienes las banderas
y un páramo asfixiado con alambres
y tienes la fortuna de creerlo
o de disimular las decepciones
y tienes un motivo que no entiendes
pero que es suficiente
para seguir el ritmo de una música de estrépitos
y no tienes un bote con agujeros
y no esta libertad que duele tanto
ni los labios resecos
ni las manos chorreando
ni la triste certeza
de saber cómo fue inútil
pensar que no era cierta la distancia
después del roce estéril de tu mano