jueves, 12 de junio de 2008

Hurricane - Bob Dylan



















Pistol shots ring out in the bar-room night
Enter Patty Valentine from the upper hall.
She sees the bartender in a pool of blood,
Cries out, "My God, they killed them all!"
Here comes the story of the Hurricane,
The man the authorities came to blame
For somethin' that he never done.
Put in a prison cell, but one time he could-a been
The champion of the world.

Three bodies lyin' there does Patty see
And another man named Bello, movin' around mysteriously.
"I didn't do it," he says, and he throws up his hands
"I was only robbin' the register, I hope you understand.
I saw them leavin'," he says, and he stops
"One of us had better call up the cops."
And so Patty calls the cops
And they arrive on the scene with their red lights flashin'
In the hot New Jersey night.

Meanwhile, far away in another part of town
Rubin Carter and a couple of friends are drivin' around.
Number one contender for the middleweight crown
Had no idea what kinda shit was about to go down
When a cop pulled him over to the side of the road
Just like the time before and the time before that.
In Paterson that's just the way things go.
If you're black you might as well not show up on the street
'Less you wanna draw the heat.

Alfred Bello had a partner and he had a rap for the cops.
Him and Arthur Dexter Bradley were just out prowlin' around
He said, "I saw two men runnin' out, they looked like middleweights
They jumped into a white car with out-of-state plates."
And Miss Patty Valentine just nodded her head.
Cop said, "Wait a minute, boys, this one's not dead"
So they took him to the infirmary
And though this man could hardly see
They told him that he could identify the guilty men.

Four in the mornin' and they haul Rubin in,
Take him to the hospital and they bring him upstairs.
The wounded man looks up through his one dyin' eye
Says, "Wha'd you bring him in here for? He ain't the guy!"
Yes, here's the story of the Hurricane,
The man the authorities came to blame
For somethin' that he never done.
Put in a prison cell, but one time he could-a been
The champion of the world.

Four months later, the ghettos are in flame,
Rubin's in South America, fightin' for his name
While Arthur Dexter Bradley's still in the robbery game
And the cops are puttin' the screws to him, lookin' for somebody to blame.
"Remember that murder that happened in a bar?"
"Remember you said you saw the getaway car?"
"You think you'd like to play ball with the law?"
"Think it might-a been that fighter that you saw runnin' that night?"
"Don't forget that you are white."

Arthur Dexter Bradley said, "I'm really not sure."
Cops said, "A poor boy like you could use a break
We got you for the motel job and we're talkin' to your friend Bello
Now you don't wanta have to go back to jail, be a nice fellow.
You'll be doin' society a favor.
That sonofabitch is brave and gettin' braver.
We want to put his ass in stir
We want to pin this triple murder on him
He ain't no Gentleman Jim."

Rubin could take a man out with just one punch
But he never did like to talk about it all that much.
It's my work, he'd say, and I do it for pay
And when it's over I'd just as soon go on my way
Up to some paradise
Where the trout streams flow and the air is nice
And ride a horse along a trail.
But then they took him to the jailhouse
Where they try to turn a man into a mouse.

All of Rubin's cards were marked in advance
The trial was a pig-circus, he never had a chance.
The judge made Rubin's witnesses drunkards from the slums
To the white folks who watched he was a revolutionary bum
And to the black folks he was just a crazy nigger.
No one doubted that he pulled the trigger.
And though they could not produce the gun,
The D.A. said he was the one who did the deed
And the all-white jury agreed.

Rubin Carter was falsely tried.
The crime was murder "one," guess who testified?
Bello and Bradley and they both baldly lied
And the newspapers, they all went along for the ride.
How can the life of such a man
Be in the palm of some fool's hand?
To see him obviously framed
Couldn't help but make me feel ashamed to live in a land
Where justice is a game.

Now all the criminals in their coats and their ties
Are free to drink martinis and watch the sun rise
While Rubin sits like Buddha in a ten-foot cell
An innocent man in a living hell.
That's the story of the Hurricane,
But it won't be over till they clear his name
And give him back the time he's done.
Put in a prison cell, but one time he could-a been
The champion of the world.

HURACÁN

Disparos de pistola resuenan en la noche en el bar
Llega Patty Valentine desde el piso de arriba
Ve al encargado en un charco de sangre
Grita: “¡Dios mío, los han matado a todos!”

Aquí traigo la historia de "El Huracán".
El hombre al que las autoridades
Culparon de algo que nunca hizo

Lo pusieron en una celda de la prisión,
Pero él pudo haber sido el campeón del mundo.

Tres cuerpos tirados. Patty ve a otro hombre llamado Bello,
Merodeando misteriosamente
“Yo no lo hice”, dice él y levanta las manos
“Estaba solamente robando la caja,
Espero que entiendan, los vi irse",

Dice y se detiene
“Mejor que alguien llame a la policía".
Entonces Patty llama a los canas

Y ellos entran en escena con sus luces rojas centelleando
En la caliente noche de New Jersey.

Mientras tanto, muy lejos, en otra parte de la ciudad
Rubin Carter y un par de amigos conducían por ahí
El contendiente número uno
Para la corona de los pesos medianos

No tenía ni idea de la clase de mierda que le iba a caer
Cuando un coche policial lo empujó a un lado del camino
Como la vez anterior y la vez anterior a esa
En Paterson así es como son las cosas
Si eres negro es mejor que no salgas a la calle
A menos que quieras caldear el ambiente.

Alfred Bello tenía un socio y éste tenía un chisme para la cana
El y Arthur Dexter Bradley habían salido para merodear
Dijo: “Vi a dos hombres huyendo, parecían pesos medianos
Saltaron a un auto blanco con matrícula de otro estado”
Y la Srta. Patty Valentine simplemente asintió con la cabeza
El cana dijo: “Esperen un momento muchachos,
Este todavía no está muerto”
Así que lo llevaron al hospital
Y aunque este hombre apenas podía ver
Pensaron que podía identificar a los culpables.

Cuatro de la mañana y traen arrastrando a Rubin
Lo traen al hospital y lo llevan escaleras arriba
El hombre herido lo mira a través de su ojo moribundo
Dice: “¿Para qué lo traen?, este no es el tipo”

Sí, esta es la historia de "El Huracán"
El hombre al que las autoridades
Culparon de algo que nunca hizo

Lo pusieron en una celda de la prisión,
Pero él pudo haber sido el campeón del mundo.

Cuatro meses después, los ghettos están ardiendo
Rubin está en Sudamérica, peleando por su nombre
Mientras Arthur Dexter Bradley
Todavía está en el negocio del robo

Y los milicos lo están apretando,
Buscan a alguien a quién culpar
“¿Te acordás de aquél asesinato en el bar?”
“¿Te acordás que dijiste haber visto el coche en la huída?”
“¿Vos pensás que vas a jugar a la pelota con la ley?”
“¿Creés que pudo haber sido aquél boxeador
El que viste huir aquella noche?”

“No te olvides que sos blanco”

Arthur Dexter Bradley dijo: “Realmente no estoy seguro”
Los milicos dijeron:
“A un pobre chico como vos le vendría muy bien un descanso”
"Te agarramos por el trabajo del Motel
Y estamos hablando con tu amigo Bello
No vas a querer volver a la cárcel, así que portáte bien
Le harás un favor a la sociedad
El hijo de puta es bravo y se pone más bravo
Queremos moverle el culo
Queremos clavarle este triple asesinato a él
El no es “Gentleman Jim”.

Rubin podía noquear a un hombre con un solo golpe
Pero a él no le gustaba hablar mucho de eso
“Es mi trabajo”, decía, “y lo hago por dinero
Y en cuanto termino en seguida me pongo en marcha
A un paraíso donde fluye la corriente y las truchas
Y el aire es delicioso

Y doy un paseo a caballo por el campo”
Pero entonces lo llevaron a la cárcel
En donde ellos intentan convertir a un hombre en ratón.

Todas las cartas de Rubin estaban marcadas de antemano
El juicio fue un circo de cerdos, él nunca tuvo una oportunidad
El juez hizo aparecer a los testigos de Rubin
Como borrachines de los bajos fondos
Para la gente blanca que miraba él era un vago revolucionario
Y para la gente de color él era solamente un negro loco
Nadie dudó de que él había apretado el gatillo
Y aunque no pudieron presentar el arma
El D. A. (Fiscal del distrito) dijo que él era el autor del hecho
Y el jurado de blancos estuvo de acuerdo.

Rubin Carter fue falsamente enjuiciado
El crimen fue asesinato en primer grado,
¿Adivinan quién testificó?

Bello y Bradley y los dos mintieron descaradamente
Y los periódicos, siguieron todos la corriente
¿Cómo puede la vida de un hombre como ese
Estar en la palma de la mano de algún idiota?
Verlo tan obviamente entrampado
No puedo evitar avergonzarme de vivir en un país
Donde la justicia es una farsa.

Ahora todos los criminales con sus trajes y corbatas
Están libres para beber martinis y mirar el amanecer
Mientras Rubin se sienta como Buda en una celda de diez pies
Un hombre inocente en un infierno viviente

Esa es la historia de "El Huracán"
Pero no terminará hasta que limpien su nombre
Y le devuelvan el tiempo que ha cumplido
Lo pusieron en la celda de una prisión,
Pero una vez pudo haber sido el campeón del mundo.
Rubin "Huracán" Carter (nacido el 6 de mayo de 1937), fue boxeador de peso medio entre 1961 y 1966.
Pudo haber accedido al campeonato mundial pero fue encarcelado tras dos juicios por tres asesinatos ocurridos en junio de 1966, en Paterson, Nueva Jersey de los que fue declarado culpable junto a John Artis. Tras recibir el apoyo de importantes líderes de la comunidad negra, como el propio Muhammad Ali, hasta 1985 no conseguiría la libertad. En 1988 la fiscalía de Nueva Jersey retiró los cargos contra Carter y Artis.
Bob Dylan escribió en 1975 la canción protesta "Hurricane" sobre el encarcelamiento de Rubin. En 1999 el director norteamericano Norman Jewison realizo una película llamada Huracán Carter, protagonizada por Denzel Washington y que relata estos hechos.