domingo, 29 de noviembre de 2009

Colgajo

la luna de azafrán en plenilunio
derrumba la coartada de los ciegos
inútil
esgrimir
una defensa
no es suficiente el agua de los mares
para lavar la sangre en las paredes
y las palabras son como hojarasca
tuercen la dirección
vuelven al centro
a la matriz del monstruo que murmura
y hasta los ojos pulen la amenaza
dentro de sus esferas

el óvulo un erizo
esquivando los clavos
hasta que mary pierde la cabeza
fermenta un ser hostil
que come pan con musgo
veneno de alacrán
residuos del agravio
maldad que sólo sabe
decir
intolerancias

luego se multiplica
la estirpe
igual a un espiral
en el sentido inverso
y esparce las esporas como agujas
como una droga oscura
sangre de tinta china

inútil
esgrimir
una defensa
tengo los dedos tiesos
y el corazón sombrío
y veo desprenderse lentamente
la brizna de cordura
de la que me aferré porfiadamente
por no caer al mar de la violencia