martes, 15 de abril de 2008

Puente






















quizás solo se trate de saber
que no hay nada por saber
sino otra esquina

las mismas marionetas

veneno y aserrín
noche tras noche

un par de espejos rotos
un grifo que gotea
imbécil persistencia

tan cruel como este tajo abierto a tientas
por buscar en la sangre
una supuesta luz
poco probable

y releer tus ojos
en mis tristes espejos
y suplicarte un gesto
para reconciliarme