miércoles, 27 de febrero de 2008

Tedio

















como si nada hubiera al dar vuelta la esquina
los mismos edificios
los ojos que ya he visto
los árboles inmóviles
los niños en papel fotografiado
como si sorprenderse ya fuera tan extraño
que casi me lo olvido

lo mismo
el mismo tedio
las piezas que se encajan de un modo previsible
las sumas y las restas
con ese resultado irremediable
y yo
que busco el aire
que busco una ventana que de a un paisaje nuevo
una sonrisa breve
que me haga desertar de mis fantasmas

como si todo fuera
un lento deshilarse hasta la muerte
sin novedad
sin mínimas locuras
en medio de ecuaciones inflexibles
de resultados obvios
de pájaros volando en línea recta

alguna vez pensé que tu eras alguien
con quien jugar al borde de las llamas

ahora solo intento
poner lejos del fuego la esperanza

salir de esta cordura que aborrezco
salir sorteando el hilo de la araña










-gracias, Lunita-