lunes, 24 de noviembre de 2008

Compinches

vino entonces el payaso razonable

no trabajas
dijo
no eres productivo ni eres digno
deberías
replantear tu posición frente a la vida
ya sabes
en el circo

serías bienvenido

y vino el presidente
con la cara de culo

no estás contribuyendo
no pagas tus impuestos
nos la pones difícil compañero
y si toda esa gente
pensara como tú
a quién gobernaríamos

después vino a aburrirme el sacerdote
con el sermón de siempre

es que me vio sin dios
y se apiadaba
de mi existencia absurda
menguando en la tiniebla del pecado

a nadie respondí

nunca he confiado mucho en las palabras

por eso cuando el niño vino a verme
y todos los demás argumentaban
justificando su mundo de mierda
sentí que estaba haciendo lo correcto
tan solo por un guiño de sus ojos