martes, 18 de noviembre de 2008

Perro En La Lluvia

será que hay un motivo
absurdo
en el aullido
del perro de la lluvia
tal vez sabe de sobra los lugares
donde van a volarle la cabeza
quizás tiene un gatillo en el instinto
a fuerza de escapar de las golpizas
y apenas ambicione
un gris de cielo ahorcado en la botella
donde poder beberse la tristeza

lo veo hurgar nervioso en la basura
buscando algo que sacie
por unos días más
su inexistencia

lo veo tan cercano
que el llanto se me cae de la mirada
me agrede
me avergüenza
me arrastra con el alma
detrás de su crepúsculo de trapos
detrás del estertor de su gruñido
a un callejón en ruinas
donde tu dios no puso su negocio
donde no llega el sol ni la esperanza
ni rastros de una efímera botella
con dos dedos de alcohol
como anestesia
y no hay lugar entonces para el sueño
y no hay ni una ventana
y no se admiten perros
y ni siquiera existe
-puta madre-
un gris de cielo ahorcado
para beber de un trago la tristeza