martes, 15 de enero de 2008

Desiste
















por qué pedirme que regrese
si ya cambié de piel
y estar tan lejos
no me resulta extraño

acaso sospechabas
que un día escribiría
como el poeta idiota
acaso pretendías verme limpio
mientras rendía culto a mi egoísmo
e iba abandonando mis deberes

acaso imaginabas
que me convertiría
en otro de los ciegos
para esta realidad que hiere por la espalda

o que haría de dios mi referencia
para lavar las culpas
y así sentirme bueno con los otros

al cabo no está mal espabilarse
hablamos un idioma diferente
y simplemente no nos entendemos

no volveré a tu casa
me asquean los perfumes de artificio
que ocultan por un rato tanta mierda

prefiero la pared descascarada
al cuadro de mal gusto y al intento
de equilibrar con pocos alfileres
la puta vanidad que te sostiene

sucede que hay un muro entre nosotros

sucede que ando en busca de las pruebas
que me desacrediten de canalla
y deberé sangrar hasta probarlo

no sé a santo de qué me estás buscando
es más
si lo pensaras
quizás abandonaras para siempre
tu afán impertinente
de ir tras este muerto