jueves, 24 de enero de 2008

Marenostrum
















en tu memoria el mar acumuló las noches
las noches miserables de los puertos
cuando todo el otoño declinó en sus bodegas
el ocre y el añil de la tristeza

el viejo mar de abril sacude en la muralla
su lenta barba fría
su acorde innumerable en la rompiente
la fragua del lenguaje de la espuma

siempre quisiste ser todo lo que no fuiste
y si tanto he llorado
será que mis naufragios
tripulaban los barcos donde tu navegabas

es probable que ahora
cuando hay musgo en las piedras
alcancemos a vernos

es probable la piel
bajo la costra dura
de mil años de sal
que talló la mentira

gris memoria enredada del navío que arrastra
su encallada silueta
en la arena del alma

dime pues
cuándo es tiempo
de volver a arriesgarlo
levar anclas
izar
los jirones al viento
y entender que navegas
con porfiada certeza

dime pues
cuándo es tiempo
de volver a las aguas
y engendrarte en el seno
de ese mar que te llama
que se obstina en tus ojos
a pesar de los miedos

y si digo las gotas que vertí con el alma
fue en la misma marea donde tu lo olvidaste