sábado, 15 de marzo de 2008

Cartón Pintado
















ni un solo rayo de luz desbordará el silencio de mi niñez errante
la niebla se ha espesado desde entonces
la cáscara-coraza
el escorpión que llevo sobre el hombro
el asesino impune
que vive en mi cabeza

ni tú ni los secuaces de tu infierno

el ángel pendulando
desde una soga absurda
la pobre imitación de un par de alas
y un cielo de mal gusto
pintado con colores que no eran

detrás de la pared no escucho nada
camino ocultándote el puñal y los venenos
y solo espero hundirme en tu pasado
siendo insignificante
porque no quiero vivir ni en tu memoria